Saturday 26 de September, 2020

Debate en pandemia: Ante la escasez de camas y médicos ¿qué derechos tienen los rompecuarentena?

Ante la proliferación de imágenes que muestra alrededor de todo el país gente reunida en grupos, de fiesta, amontonados, violando el distanciamiento, y el aislamiento preventivo y obligatorio surge la pregunta: ¿todos tenemos los mismos derechos ante un sistema de salud al punto del colapso?

Las reuniones sociales no habilitadas en pandemia plantean interrogantes sobre la igualdad de derechos a la hora de demandar atención en el sistema de salud

En la semana un video grabado en el cerro de esquí Chapelco en San Martín de los Andes se hizo viral y puso una vez más de manifiesto el interrogante sobre la responsabilidad social ante la pandemia. Las imágenes muestran a cientos de personas reunidas en un parador disfrutando una tarde de recreación, música y tragos. “¿Se dieron cuenta que en Europa y en San Martín de los Andes ya no hay cuarentena?”, lanza entre risas uno de los hombres filmados.

Sin tapabocas, distancia prudencial entre ellos ni implementando resguardos  para evitar ser víctima del Covid, semejante impunidad nos obliga a algunas reflexiones. Ante un muy probable contagio de coronavirus, si alguno de ellos debiera ser atendido en un centro de salud –público o privado-, uno de esos que cada día están un poco más apremiados en su capacidad por la creciente demanda ¿están en igualdad de derechos que el otro cúmulo mayoritario de gente que cumple la cuarentena en su versión más ajustada?

Después de infringir la ley poniéndose en peligro a ellos mismos y a la comunidad que los rodea, dando muestras manifiestas de inconsciencia acerca de la situación sanitaria que vive el país, negando el aislamiento y desacreditado las indicaciones gubernamentales sobre el particular momento que nos toda vivir, ¿por qué el Estado debería acudir en su auxilio del mismo modo que lo hace con quienes desde el 19 de marzo pasado obran ajustándose al cuidado personal y atendiendo el bien común? ¿Por qué las autoridades no castigan de hecho a los infractores si estamos ante un delito por definición? ¿Es justo que ante la escasez de camas y la baja de médicos y trabajadores de la salud que ya está planteando el sistema ese señor que estuvo alegremente en la nieve pasándose el aislamiento justo por ahí dispute un lugar para salvar su vida con tantos otros que ni siquiera osaron visitar a sus padres para no ponerlos en peligro? Las respuestas a estos interrogantes parecen tan obvias que producen vergüenza ajena tener que enunciarlas en vos alta. Así y todo, hay quienes no se dan de cuenta (de nada).

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram