Monday 6 de February, 2023

Denunciaron a abusador de menores en Morón sur y quedó detenido: aseguran que podría haber más víctimas

Lo encontraron con una mano dentro del pantalón de un nene de once años. Su ahijada, de 15, es otra de las denunciantes de las vejaciones a las que era sometida. El pervertido mandó un audio a la madre del nene y de la adolescente para pedir perdón y reconocer su culpabilidad frente a las acusaciones.

Sergio Gastón Castellano está preso desde el jueves pasado acusado de abuso sexual agravado

La escena causa escozor de simplemente imaginarla. Un nene de once años que va a llevar bebidas al freezer dentro de su propia casa, pedido hecho por su mamá. Una leve demora en ese simple trámite, la hermana que va a ver si había pasado algo y el horror: un “amigo” de la familia con la mano dentro del pantalón del chiquito en su parte genital.

De inmediato los gritos, el aviso al resto de la familia y la conmoción. Primero, un pedido para que el pervertido se vaya de la casa y poder hablar con el menor. “Llorando contó todo lo que pasaba y lo que le hacía. Desde jardín le venía haciendo estas cosas”, reveló a Primer Plano Online Micaela, otra hermana de esa víctima.

Fue automático: después de escuchar la angustia del chico, la familia fue derecho a la casa del abusador, ubicada en Mburacuyá esquina Santa Teresa, de Morón sur. Al llegar, Sergio Gastón Castellano asumió su culpa delante de la madre y pidió perdón. En medio de la tensión decidieron retirarse y optar por la vía judicial, con la denuncia respectiva. Pero en eso, otra integrante del hogar contó que también era abusada sexualmente por el sujeto, que además es su padrino.

“Hicimos la denuncia, la Policía actuó súper rápido y el médico forense confirmó que mi hermanito y mi hermana sufrieron abusos. Yo quiero escracharlo por todos lados, porque hay más casos en el barrio y esperamos que nadie lo sufra más. Incluso hay un menor al que atacó en el Gorki Grana”, manifestó Micaela en conversación con este medio.

Después de la conmoción inicial, y cuando todo avanzaba por los carriles judiciales, la mamá de la adolescente y el nene que padecieron las vejaciones recibió un audio de WhatsApp. “Lo que me mandé es una cagada muy grande que no lo vuelvo a hacer nunca más. Voy a tratar de reparar el daño, pido disculpas por lo que hice”, decía el acusado. Lógico, era tarde. Con las pruebas y el relato de las víctimas, la fiscal María Alejandra Bonini, de la Fiscalía Nº 12 de Morón, solicitó la detención de Castellano, que fue convalidada por la jueza de Garantías Marianella Tschifelly.

El jueves pasado por la mañana, el pervertido fue citado por la Policía para la realización de un trámite y quedó detenido. Ahora, la investigación se centra en la contención de las víctimas y su entorno familiar y en la realización de pericias que confirmen los abusos, entre otras cosas, la declaración en cámara Gesell. Además, en la búsqueda de otras posibles niños y niñas que hayan sufrido algún tipo de vejación de parte del imputado.