Monday 6 de February, 2023

Denunció que secuestraron a su mujer, pero se quebró y confesó que la descuartizó: otro brutal femicidio en Moreno

El hecho se descubrió durante la madrugada de hoy. Nilda Rosa González Ojeda (29) era madre de cinco hijos y el femicida, de 36 años, la mató tras una discusión. Después se deshizo del cuerpo en un descampado de la avenida San Fernando, en Francisco Álvarez, en donde encontraron el cadáver desmembrado en varias partes.

Nilda Rosa González Ojeda tenía tenía 29 años y era mamá de cinco hijos, entre 14 y 2 años de edad

Horror tras un nuevo femicidio en Moreno. El cuerpo de una mujer de 29 años fue encontrado desmembrado en varias partes en un descampado de la localidad de Francisco Álvarez y por el sanguinario crimen detuvieron a su pareja, quien se quebró en la comisaría tras denunciar inicialmente que la mujer era víctima de un secuestro extorsivo.

Nilda Rosa González Ojeda (29) era de nacionalidad paraguaya y madre de cinco hijos e hijas (tres varones y dos nenas) de entre 14 y 2 años. Hacía una década vivía en ese distrito, a donde había llegado con su marido, Juan Darío Sanabria Báez (36), quien se encuentra detenido y a disposición de la fiscal Luisa Pontecorvo, de la Fiscalía Nº 3 de Moreno.

Juan Darío Sanabria Báez, el femicida: el hombre quedó detenido tras confesar el horrendo crimen

Siempre según lo que consiguió reconstruir Primer Plano Online hasta el momento, el hombre se presentó en la comisaría 4ª de Cuartel V para denunciar que su esposa “había sido secuestrada” y que recibía llamadas extorsivas. “Dijo que una voz masculina, al parecer extranjera, le refería tener privada de su libertad a su pareja, por lo que tenía que juntar 100 mil dólares. Caso contrario venderían sus órganos”, refirió una fuente de la investigación.

Desde el vamos la historia no cerraba, pero igual la Policía notificó del hecho a la justicia federal de Morón, que es la interviniente frente al delito de secuestro. La intervención quedó en manos de la DDI de Moreno, que rápidamente estableció que la víctima pasiva, es decir, el marido de la mujer supuestamente privada de su libertad, es un hombre de profesión albañil, que percibe un sueldo mínimo por obra en la que trabaja y que es propietario de un vehículo Renault 19 que no funciona. Difícil creer que a alguien sin recursos se le exija semejante suma.

“Las antenas de los teléfonos que intervenían en el hecho daban que estaban en el mismo lugar, así que no era una versión verosímil. Y cuando los investigadores le empezaron a preguntar más detalles del caso se quebró y confesó que la había matado por una supuesta infidelidad y enterrado el cuerpo donde finalmente se encontró”, precisó otro vocero de la pesquisa.

A partir de semejante confesión, la Fiscalía ordenó un allanamiento fiscal de urgencia para determinar la veracidad de los dichos y efectivamente el cadáver de González Ojeda fue hallado en un descampado sobre la avenida San Fernando, en la localidad de Francisco Álvarez. “Estaba desmembrado en varias partes”, consignaron las fuentes.

En el lugar todavía trabaja personal judicial y de la Policía Científica. Hay estupor en la zona por otro brutal femicidio que conmueve a la opinión pública.