Saturday 19 de September, 2020

Desafíos: la pandemia plantea una oportunidad única para que la gente viaje mejor

El ministro de Transporte de la Nación, Mario Meoni, y el sindicalista Rubén ‘Pollo’ Sobrero sostienen visiones antagónicas sobre el distanciamiento social a bordo de colectivos y trenes, pero tienen una mirada similar sobre los tiempos que se vienen.

La necesidad de reformular la forma en que la gente viaja: un desafío de autoridades y trabajadores

Mientras el ministro de Transporte de la Nación, Mario Meoni, aseguró que «se ha logrado» mantener el distanciamiento en los servicios de transporte el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), desde la Unión Ferroviaria seccional Oeste, su titular, Rubén ‘Pollo’ Sobrero, cuestionó que eso se haya podido conseguir y plantea que los usuarios puedan optar por reservar su asiento en las formaciones, no solamente un lugar.

De todos modos, un hallazgo de Primer Plano Online es que en algo coincidieron: la pandemia plantea una ocasión inmejorable para mejorar las condiciones en las que viaja la gente en el área metropolitana. Mientras para el funcionario nacional el objetivo debe ser «rediseñar la movilidad en el área y profundizar la utilización de la micromovilidad en el Gran Buenos Aires», para el sindicalista ferroviario planteo que “una crisis es una buena oportunidad” para cambiar el orden establecido y que se deje de viajar como “ganado”.

“Los datos de estos últimos tiempos nos permiten afirmar que el objetivo de mantener el distanciamiento, ha sido cumplido», expresó el ministro Meoni, quien fundamentó su apreciación en que «más allá de algunas situaciones en el Tren Sarmiento de acumulación de gente, hoy estamos teniendo un promedio de 1.500 viajes diarios en las 100 formaciones que circulan en esa línea y solamente se han registrado uno o dos casos en una semana y en algunas ocasiones, una sola vez».

Sin embargo, Sobrero retrucó esa afirmación. “No hay distanciamiento social arriba de los trenes”, aseguró el sindicalista en diálogo con Adrián Noriega en la emisión semanal del programa periodístico Primer Plano. Incluso marcó la diferencia entre las distintas líneas. Por caso, en el Mitre la reserva de pasajes fue de 2.500 personas, mientras que en el Sarmiento llegó a las 12.000. Eso, naturalmente, refleja el conglomerado de hombres y mujeres que se trasladan a través de ambos ferrocarriles.

 

“Yo lo que propongo es que, en vez de reservar el lugar, se pueda reservar el asiento, tratando de eliminar un asiento de por medio para que haya un metro y medio entre pasajeros. Obviamente, habrá que poner más trenes, como por ejemplo los de larga distancia, con los que se podría diagramar un sistema distinto para que haya rápidos entre Merlo-Once, Moreno-Once en determinados horarios pico”, explicó.

En coincidencia con esa opinión, que en estos momentos sería de difícil instrumentación por la cantidad de barreras que hay en las vías del Sarmiento, el ministro anticipó un programa de inversiones para los próximos tres años, que permitirá convertir la obra de soterramiento “para poder finalizarla”. Además, anunció el proceso de electrificación del tren San Martín, la reconversión del Belgrano Norte y más frecuencias para el Mitre.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram