Saturday 15 de May, 2021

Desarticulan megabanda que cometía robos y hasta secuestraba narcos en Capital y el conurbano

Doce son las personas que terminaron detenidas y ya procesadas en las tres etapas que tuvo esta investigación dirigida por el juez nacional en lo Criminal y Correccional 4, Martín Yadarola. El trabajo incluyó allanamientos en cárceles desde donde los jefes de la organización seguían dando instrucciones.

Los últimos seis detenidos son dos mujeres y cuatro hombres, entre ellos un lugarteniente del líder de la banda, identificado por su alias como ‘Poncho’

La detención en febrero de 2020 de tres sospechosos que intentaron entrar a robar en una casa del barrio porteño de Versalles derivó, año después, en la desarticulación de una banda de 12 integrantes que cometía en Capital Federal y el Gran Buenos Aires todo tipo de delitos, entre ellos, el secuestro de punteros del narcotráfico.

Doce son las personas que terminaron detenidas y ya procesadas en las tres etapas que tuvo esta investigación dirigida por el juez nacional en lo Criminal y Correccional 4, Martín Yadarola, y realizada por la División Operativa Central del Departamento Investigación de Secuestros Extorsivos de la Policía Federal (PFA). El trabajo incluyó allanamientos en cárceles desde donde los jefes de la organización seguían dando instrucciones.

Fuentes policiales y judiciales citadas por la agencia Télam informaron que todo comenzó el 7 de febrero de 2020 en la calle Camarones al 5800, donde La Policía de la Ciudad detuvo in fraganti a tres hombres que intentaron entrar en modalidad «escruche» a robar a una propiedad.

El juez Yadarola determinó que eran los mismos que ocho días antes habían intentado entrar a robar a otra casa del mismo barrio, en la calle Ruiz de los Llanos al 900, pero al analizar uno de los celulares secuestrados a los ladrones, descubrió que otros miembros de la organización continuaban delinquiendo y que tenían a un hombre secuestrado.

«Tenemos al chancho amarrado», se les escuchó decir el 3 de marzo del año pasado a uno de los miembros de la banda cuyas comunicaciones estaban siendo monitoreadas por escuchas directas ordenadas por el magistrado.

Yadarola convocó así a los detectives antisecuestros de la PFA, quienes establecieron que el grupo criminal había alquilado una quinta ubicada sobre la calle 9 de Julio en la localidad bonaerense de General Rodríguez, para mantener secuestrada a la persona y que la víctima era una persona asmática a la que debieron ir a comprarle un medicamento.

Aunque la casaquinta fue allanada de urgencia, la víctima ya había sido liberada, pero la PFA detuvo allí al sindicado cabecilla de la organización, identificado por las fuentes como Víctor Hugo Araujo (44), alias ‘El Polaco’, y en otros procedimientos a otros dos miembros de la banda con armas, precintos y varios vehículos.

Con ya seis miembros de la banda detenidos, la investigación continuó con más escuchas telefónicas en las que a lo largo de un año se identificó a otras seis personas como miembros de la misma banda, y se realizaron hace dos semanas siete nuevos allanamientos en domicilios de Capital Federal, del Gran Buenos Aires y hasta en dos cárceles: el Complejo Penitenciario Federal 1 de Ezeiza y la Unidad 40 del Servicio Penitenciario Bonaerense.

«Desde el penal federal donde se encuentra alojado, el jefe de la banda continuó planificando secuestros que nunca se llegaron a cometer, todos ellos como el aquí investigado de tinte narco, con punteros y dealers como posibles víctimas, y otros delitos menores que en su mayoría le eran propuestos por los otros integrantes de la banda», explicó a Télam una fuente policial ligada a la pesquisa.

Los últimos seis detenidos son dos mujeres y cuatro hombres, entre ellos un lugarteniente de ‘El Polaco’, identificado por su alias como ‘Poncho’, quien fue apresado en un domicilio de la localidad de la Tablada, partido de La Matanza, mientras que en un presunto bunker que regenteaba en la vecina localidad de Villa Madero, se secuestraron armas, cocaína, marihuana y dinero en efectivo.

En el procesamiento, el juez definió a la banda como «una organización dedicada a cometer una pluralidad indeterminada de delitos, principalmente contra la propiedad, pero que también involucraría episodios contra la integridad psicofísica de las personas y su libertad individual y otras maniobras delictivas que involucrarían el tráfico ilícito de sustancias estupefacientes».

Según detalló el magistrado, estas maniobras ilícitas «habrían tenido lugar, al menos, desde el mes de noviembre de 2019 y hasta el 13 de abril de 2021» y recalcó que «la banda presentaría un alto grado de organización y coordinación».

«Se comprobó que los delitos cometidos en el marco asociativo aludido involucrarían diferentes infracciones penales, a saber: el ingreso con fines delictivos a diferentes viviendas (la mayoría en una misma zona de esta Ciudad Autónoma de Buenos Aires); la captación y privación ilegítima de la libertad de terceras personas (lo que habría tenido lugar principalmente en la provincia de Buenos Aires); y la disposición constante de armas de fuego, sus piezas y municiones, elementos provenientes de delitos previos y también sustancias estupefacientes destinadas a su distribución a cambio de dinero».

Por ello, los 12 integrantes de la organización ya están todos procesados por el juez Yadarola por diversos delitos: asociación ilícita (en calidad de organizadores o miembros, según cada caso), privación ilegal de la libertad agravada por la comisión de tres o más personas, tentativa de robo en poblado y en banda y tráfico ilícito de sustancias estupefacientes en la modalidad de tenencia con fines de comercialización.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram