Monday 8 de August, 2022

Desbarataron en Ituzaingó a banda que estafaba con el alquiler de máquinas que luego vendía por redes sociales

El matrimonio implicado vivía en un suntuoso lujo puertas adentro y hasta tenía instaladas cámaras de seguridad en una plaza pública sin autorización, pero con una particularidad: cobraban tanto el hombre detenido como la mujer la Asignación Universal por Hijo y hasta un subsidio para la compra de garrafas.

Parte del material incautado: los alquilaban y luego vendían por redes sociales

Alquilaban por un día máquinas pesadas con teléfonos truchos y domicilios falsos que luego comercializaban por redes sociales. Se dedicaban a la contratación de martillos neumáticos y rotopercutoras, entre otras cosas, todas herramientas utilizadas en obras de construcción de gran porte. Pero todo era una gran estafa: contactaban a las víctimas con teléfonos truchos o por redes sociales apócrifas para luego desaparecer, y a través de idéntica metodología venderlas por distintas plataformas.

La organización operaba desde el barrio Espacios Verdes de Villa Ariza, en Ituzaingó. Los investigadores también hallaron electrodomésticos, juegos electrónicos y objetos de valor de todo tipo, de los que se intenta establecer el origen. La carátula del expediente es estafas y se puede ampliar a otros delitos: es que el matrimonio acusado percibe la Asignación Universal por Hijo y hasta percibe subsidio para la compra de garrafas. “Y vivían con lujo asiático”, completó un vocero de la investigación consultado por Primer Plano Online.

Son, en total, cuatro las personas que denunciaron haber sido estafadas bajo idéntica modalidad. Una de las víctimas, oriunda de Ituzaingó, además de presentar el reclamo vía judicial se presentó en la comisaría 2ª de Villa Ariza con una captura de la plataforma Marketplace, en donde aseguró haber visto posteada su máquina. Allí se puso en marcha el primer paso para desbaratar a la organización.

“El tema es que al primer encuentro acordado el vendedor no asistió y al segundo tampoco, porque sospechó al descubrir que el comprador era de Ituzaingó. Luego en ese número dejó de responder. Y la máquina apareció publicada en otro perfil, con lo cual desde otro usuario se pergeñó la compra controlada”, describió un vocero de la investigación.

La transacción se acordó para ser entregada en la localidad de Ezpeleta, en Quilmes. Hasta allí llegó el comprador para encontrarse con una pareja, cuyo hombre tenía domicilio, curiosamente, en Ituzaingó. Los vendedores llegaron en una Pick Up doble cabina marca Ford Ranger, en la que trasladaban dos martillos demoledores de 30 kilos cada uno, ambos marcas Bosch y Dewalt, un tercer martillo rotopercutor marca Maquita, cuatro celulares, documentación y quince tarjetas SIM de distintas empresas de celulares con las cuales iban cambiando de identidad. Con lo que no contaban era que todo se trataba de una trampa, porque los aguardaba una comitiva policial.

A raíz de la detención del sospechoso, la Policía allanó el domicilio de Villa Ariza en la que el sujeto habita, en donde se encontró un dispositivo de seguridad mediante cámaras “pocas veces visto”, describieron los investigadores: había siete cámaras de seguridad colocadas estratégicamente en una plaza pública, sin autorización alguna.

En el interior de la vivienda se incautó otro martillo demoledor Dewalt, en caja sin uso (elemento sustraído a una víctima), varios equipos de informática marca Apple, una Mac Only One, tarjetas Sim y cantidad de artefactos del hogar de alto valor que, se sospecha, son producto de los ilícitos descriptos.

El sujeto quedó detenido a disposición del fiscal Marcelo Tavolaro, de la Fiscalía Nº 1 Descentralizada de Ituzaingó, mientras que la mujer fue liberada pero sigue vinculada a la causa.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram

Sé el primero en comentar

Deja un comentario