Tuesday 22 de September, 2020

Desde CGERA rechazan el plan de transformación productiva anunciado por el Gobierno Nacional

Ariel Aguilar, empresario marroquinero de Morón, acusó al modelo económico de Mauricio Macri de invitar “a la mayoría de los sectores industriales a convertirse en importadores”.

Ariel Aguilar
El empresario del cuero de Morón Ariel Aguilar criticó el ingreso de productos elaborados en el extranjero

En la última semana, el Ministerio de Producción dio a conocer los detalles del programa nacional de transformación productiva (PTP), que las autoridades presentan como una política “para impulsar el crecimiento y modernización de las empresas argentinas, con foco en el fortalecimiento de su competitividad para incentivar la generación de empleo de calidad”.

En rigor, se trata de la implementación de un plan de transformación de la industria que, tomando como horizonte el “modelo australiano”, busca reducir el sector manufacturero a aquellas ramas con mejor aptitud exportadora y “reconvertir” al resto –mediante su desaparición o fusión– buscando que se concentren en las actividades consideradas alta o medianamente competitivas. El resto sería reemplazado por la importación.

Ariel Aguilar, presidente de la Cámara de la Industria Marroquinera Argentina (CIMA) y dirigente de la Confederación General Económica de la República Argentina (Cgera), aseguró que una amplia franja de empresas dedicadas principalmente al abastecimiento del mercado interno están “condenadas a desaparecer” en el marco de este plan. “A la mayoría de los sectores industriales, claramente se los invita a convertirse en importadores, y les ofrecen créditos subsidiados para despedir personal si la reconversión lo requiere”, manifestó Aguilar.

Francisco Cabrera
El ministro Francisco Cabrera anunció el plan de transformación productiva, rechazado por empresarios Pyme

Aguilar trazó, a su vez, un panorama del sector industrial. “Hoy las fábricas están funcionando a un 60 por ciento de su capacidad instalada”. Y detalló: “si analizamos por sector, el calzado, por ejemplo, tuvo una suba de importaciones del 25 por ciento medido en unidades, y según manifiesta su sindicato ya tuvo 4000 despidos. El sector textil, un 38 por ciento más de importaciones en prendas terminadas, 11000 suspensiones y 4500 despidos. El sector electrónico ya perdió 1000 puestos de trabajo y con la baja de aranceles a 0% pone en riesgo 5000 empleos. Marroquinería, un 39 por ciento de suba de importaciones y ya perdió casi 800 puestos de trabajo. El sector metalúrgico, suba de importaciones del orden del 30 por ciento y unos veinte mil despidos, según la UOM”.

El empresario de Morón advirtió que “se plantea nuevamente una falsa discusión de competitividad ya que es imposible que una empresa argentina pueda competir con empresas de Medio Oriente por ejemplo, con salarios de 200 dólares, con una enorme carga tributaria como la que tenemos y con una concentración monopólica de todos nuestros insumos básicos”. “La reconversión productiva es una muestra más del proyecto de desindustrialización que está llevando a cabo el gobierno y esto no se soluciona con diálogo ni buenas intenciones”, concluyó Aguilar.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram