Friday 12 de August, 2022

Desde Haedo, la novia del soldado que murió en el ritual de iniciación clama justicia: “el derecho de piso era innecesario”

Valentina Palma Más habló con Primer Plano Online y contó lo que sabe de un caso que puso en alerta al Ejército al rememorar lo sucedido con Omar Carrasco en 1994 y que llevó a las autoridades a terminar con el Servicio Militar Obligatorio.

Matías y Valentina: el anhelo de una vida juntos destruido por un ritual de iniciación

Llegó desde su Tucumán natal con su familia, se radicó en Haedo y estudia en la Universidad de Morón. Para bancarse sus estudios como contadora pública trabaja en una empresa de Hurlingham como administrativa. Desde hacía un año y tres meses, Valentina Palma Más (21) tenía una relación con Matías Chirino (22), el joven soldado del Ejército que se recibió en El Palomar en diciembre pasado y que estaba dando sus primeros en el destino que le tocó, Paso de los Libres, en la provincia de Corrientes.

La noticia de su muerte conmocionó a la familia y a la estructura militar, que puso en marcha una investigación para determinar lo ocurrido. Lo que ella sabe hasta el momento es que fue una suerte de ritual de iniciación que comenzó con un grupo de WhatsApp creado por sus superiores, y que terminó de la peor manera: luego de beber en demasía, una broncoaspiración, es decir, tragarse su propio vómito, terminó siendo letal. Cuando fue llevado al hospital ya nada había para hacer.

Lo que se sabe hasta ahora, y por el testimonio de un compañero de Matías, es que lo obligaron a que se arrojara a la pileta en medio del frío y luego comiera asado y bebiera alcohol sin control alguno. Si no aceptaban la imposición, la amenaza indicaba que en los cuatro años que les quedaban en Paso de los Libres el trato iba a ser insoportable.

“Me cuesta entender lo que pasó. Un compañero que vivió casi lo mismo de Matías nos mostró que los agregaron a un grupo de WhatsApp para invitarlos a una cena. Ahí se puede ver lo que querían los oficiales: bebidas, cigarrillos y demás, todo con un trato muy despectivo. Esa noche les exigieron tomar, les daban hasta los vasos de los superiores para que tomen. Y a Matías incluso lo hicieron salir a comprar más Fernet, porque se había acabado”, narró Valentina.

El compañero de Chirino se despertó en su habitación cuando le estaban haciendo RCP en medio de la urgencia por su estado desesperante, y que ya al hospital al que fue trasladado llegó sin signos vitales. La médica que lo asistió confirmó que se había ahogado con el vómito. “Matías no hizo eso voluntariamente. He salido con él y nunca se comportó así. Creo que hubo un abuso de autoridad, que se puede ver en los mensajes. Le hicieron pagar un derecho de piso innecesario”, sentenció Valentina.

Matías se había recibido en diciembre pasado en el Colegio Militar de El Palomar en diciembre pasado. Por promedio designaron el destino de cada agente, y al joven oriundo de la localidad de Holmberg, en Río Cuarto, Córdoba, le tocó el Grupo de Artillería Nº 3 del Ejército Argentino en Corrientes. Viajó con su papá, Ezequiel, con quien cruzó la frontera a Brasil para conocer. Recibió un mensaje para presentarse en su destino y ahí ocurrió todo.

“Al papá lo llamó un oficial y le preguntó si era el padre de Matías Chirino. Cuando contestó que sí, le indicó que vaya al hospital porque su hijo estaba muerto. Tan horrible como lo cuento”, recordó Valentina. Fue su propio suegro quien se encargó de llamarla y contarle a ella.

El ministro de Defensa, Jorge Taiana, aseguró que “es inaceptable que haya habido excesos en una recepción de bienvenida” e informó que a partir de una investigación administrativa de la justicia militar “se suspendió a los 11 oficiales que participaron del asado por presunta falta gravísima”.

NOVIAZGO Y SUEÑOS ROTOS

La relación entre Matías y Valentina llevaba un año y tres meses, aunque ellos se conocían desde 2019. “Yo fui la primera que le dije ‘te amo’ y luego él me dijo si quería ser su novia”, reveló la joven. “Nos esforzábamos mucho para estar juntos, porque teníamos poco tiempo. Pero disfrutábamos mucho de nuestro amor”, se sinceró.

El universo que proyectó para su futuro se desmoronó con ese llamado. Ella pensaba recibirse este año para poder viajar a Paso de los Libres y vivir con él allá, lejos del ruido del conurbano, con el anhelo de armar su familia. “Nos conocimos por una amiga en un boliche de Ramos Mejía y nos gustaba salir a pasear, a conocer Buenos Aires en colectivo, me ayudaba con los trabajos de la facultad. Matías vivía en Caseros y yo vivo en Haedo, así que estábamos cerca”, reveló.

Chirino “era todo un patriota, amaba su carrera y defendía al Ejército”, indicó Valentina, que señaló que ninguna autoridad se comunicó con ella. Ahora intenta llevar adelante su duelo con la familia de Matías y seguir adelante con la carrera. Para cerrar, Valentina evoca a ese hombre que supo amar: “al velorio fue todo el pueblo, lo que demuestra quién era. Lo más impresionante fue ver la cantidad de chicos que lo fueron a despedir”.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram