Friday 9 de December, 2022

Desesperación e incertidumbre en la búsqueda de una joven mamá que falta de su hogar desde el martes

Susana Cáceres tiene 42 años y es madre de cuatro hijos, entre ellos una nena de 18 meses. Fue vista por última vez el martes pasado con el hermano de su supuesto nuevo novio en el barrio de Trujui, en Moreno, donde vive. Antes había vendido una heladera y una cocina.

Susana fue buscada intensamente por diez días: sus restos fueron hallados a la vera del Río Reconquista

Hay una mujer que falta de su hogar desde el martes pasado en el barrio Trujui, en Moreno, y su familia la busca con desesperación. Se trata de Susana Cáceres (42), quien pocas horas antes de haber sido vista por última vez había vendido una cocina y una heladera y tenía el dinero en efectivo en su poder. Además, dejó a su beba de 18 meses al cuidado de la abuela, cuando tenía en claro que la adulta mayor tenía problemas motrices y no podía estar a cargo de la criatura.

Las sospechas son que Susana no se fue por su voluntad sino que algo le pasó en el trayecto. “Ahí vengo, ma”, fue lo último que expresó al salir para ya no regresar a su casa. Desde ese momento la búsqueda es incesante pero por parte de la familia, que radicó la denuncia correspondiente y no se siente acompañada por la Policía.

“Supuestamente el miércoles a las 2 de la madrugada la vieron en el barrio con el hermano de un novio que tenía y otro hombre más. En principio nos dijeron que estaba en una camioneta Duster oscura”, contó a Primer Plano Online Adriana, prima de la mujer buscada.

Ese mismo día, cuando se empezó a viralizar su desaparición, otra amiga de la familia vio que el supuesto novio de la mujer apareció en la casa de ella con la moto de Susana. Cuando le preguntaron qué hacía con ese rodado “no supo qué contestar”, la dejó estacionada y se retiró. “Toda la gente del barrio lo conoce y sabe que no es buena junta”, lamentó Adriana, que precisó que nunca su prima se había ido de la casa y menos sin la beba.

Susana se gana la vida vendiendo ropa en ferias del barrio y la sospecha de las personas de su entorno es que no se fue por su voluntad, sino que algo le pasó o le está pasando. Por eso el enojo con la Policía: aseguran que no agudizan esfuerzos para ir a su encuentro o saber qué pasó con ella. “Es obvio que si falta de su hogar durante tantos días algo le pasó. Pero no me dejaron que amplíe la denuncia”, se quejó Adriana.

Las sospechas de la familia son las peores, aunque no pierden las esperanzas. “La piba agarró plata y se fue a la mier…”, dijo el supuesto novio, el joven que fue a devolver la moto de Susana, quien desmintió estar en pareja con ella y se limitó a contar que apenas la conocía. Para Adriana, ese hombre no es ajeno a la desaparición de la mujer.

En la denuncia radicada, su madre señaló que Susana vestía short de jean color azul, zapatillas negras y no recordaba la vestimenta en la parte superior. Además, describió que es de tez morocha, ojos verdes, mide 1,50 metros, tiene el cabello rubio y largo hasta los hombros, posee tatuajes en ambos brazos y en una pierna.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram