Saturday 23 de January, 2021

El desesperado pedido de una vecina de Merlo por su hijo con discapacidad: “necesita que la sociedad lo pueda aceptar”

Luciano Iván tiene seis años y no está escolarizado porque los colegios aseguran no estar capacitados para recibirlo. El diagnóstico del chiquito es hiperactividad, problemas de atención y conductas desafiantes. Mirá el video con su testimonio.

Integración
El desesperado pedido de una mamá que lucha por la integración de su hijo en el ámbito escolar

Un nuevo relato sobre discriminación en escuelas pone como protagonista de una historia que conmueve a un nene de seis años con problemas de conducta. Se trata de Luciano Iván, un vecinito de Merlo, cuya mamá Valeria filmó un video que compartió en las redes sociales para pedir ayudar y exigir que el Estado en su conjunto le brinde una respuesta. El diagnóstico del chiquito es hiperactividad, problemas de atención y conductas desafiantes

Según el relato de la madre, todo comenzó en el jardín Los Pingüinos cuando la directora que asumió su cargo a mediados de 2014 le pidió que saque al niño del establecimiento. En 2015 fue inscripto en el jardín 910, a tres cuadras de la casa donde vive con su familia, pero iba solamente media hora a salita de 5. “Pero me pidieron que dejara la vacante para otro nene porque el mío siempre salía llorando”, cuenta Valeria en el video. Según la mamá, las autoridades del establecimiento le argumentaron que ellos no estaban capacitados para albergar a nenes con problemas. “Nunca aceptaron a la maestra integradora o al acompañante terapéutico”.

En 2017, Luciano comenzó en la escuela 62, también de Merlo, pero “nunca fue aceptado”. Siempre según el relato de esta mamá, se entrevistó con las inspectoras a cargo del área educativa en la región, quienes le aseguraron que no se trata de una discapacidad lo que padece el niño y que no tiene que ir a colegios especiales. “Puede ir normalmente a escuelas del Estado pero con una maestra integradora o un acompañante terapéutico”, cuenta Valeria que le respondieron las autoridades de la Dirección General de Cultura y Educación.

Pero entonces se encontró con otro problema: la obra social OSPERYH (encargados de edificios) no le cubre el tratamiento para el niño. Por eso ya presentó una denuncia en la Superintendencia de Salud de la Nación. El pequeño toma tres medicaciones por día. Toma Risperidona logical hace más de 4 años, un remedio que se usa para tratar problemas de conducta como agresividad, autolesiones y cambios repentinos de estado de ánimo en adolescentes y niños de 5 a 16 años de edad con autismo.

“Mi hijo necesita que la sociedad lo pueda aceptar”, sintetizó en el video Valeria, quien sigue adelante en la lucha porque Luciano Iván pueda ser escolarizado cuanto antes.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram