Sunday 5 de December, 2021

Está detenido por una entradera a un departamento de Morón: una huella dactilar lo expone, pero su familia clama inocencia

Diego Maximiliano Pollissi (34) fue arrestado el domingo 14 de noviembre, cuando se presentó a votar. El hecho que le imputa la justicia ocurrió en marzo y recién en octubre se pudo cotejar el rastro levantado tras el hecho, en el que le robaron a un escribano una fuerte suma de dinero en pesos y dólares.

Diego Pollissi junto a su sobrino Toto (foto autorizada por la familia del nene): el hombre está preso desde el día que fue a votar

El pasado 14 de noviembre, Diego Maximiliano Pollissi se presentó a votar como cualquier otro ciudadano. Cumplió con su trámite cívico y, cuando estaba a punto de retirarse de la escuela, una comitiva de agentes de la DDI Morón se lo llevó detenido. “¿Qué pasó, de qué me acusan?”, preguntaba mientras era trasladado a una dependencia policial, donde se enteró de la causa que tenía en su contra.

El muchacho está imputado por el delito de robo agravado, perpetrado en un departamento del segundo piso del edificio ubicado en la calle José María Casullo al 300, a dos cuadras de la comisaría 1ª de Morón. La entradera a la víctima, a la que sorprendieron de madrugada dos personas y que ataron de pies y manos, ocurrió en marzo pasado, aunque recién ahora se pudo determinar la identidad de uno de los presuntos autores.

¿Qué pasó? Horas después del violento robo, en el que le llevaron al propietario del departamento suma de dinero en pesos y dólares, además de otros objetos de valor, una perito de la Policía Científica levantó del lugar del hecho una huella dactilar, que no se pudo determinar en primera instancia a quién correspondía. Es que las identificaciones que están en la base de datos son de personas que tienen antecedentes: quienes no, entonces hay que hacer un entrecruzamiento que demora tiempo.

Fuentes judiciales confirmaron a Primer Plano Online que recién en octubre (sí, siete meses después del robo) el Registro Nacional de las Personas confirmó que esa huella pertenecía a Pollissi. Con esa información, que no es otra cosa que una evidencia recopilada en la noche de la entradera, el fiscal Claudio Oviedo, de la UFI Nº 5 de Morón, solicitó al juez de Garantías Nº 3, Gustavo Robles, la detención del sujeto, cosa a la que el magistrado accedió en base a los elementos reunidos.

Si bien primero se negó a declarar por recomendación de su abogado, el acusado cambió de defensor y ahí sí aceptó dar su versión de los hechos. Contó que él trabajó en una fábrica de aberturas y colocó las ventanas en esa unidad habitacional, pero que el trabajo lo hizo en 2015. Con lo cual, lo que pudo haber pasado es que, al usar siliconas para sellarlas, una huella haya quedado en el lugar.

“Diego es inocente. No tiene antecedentes, lo único que encontraron es una huella en el marco de una ventana, pero esa huella está ahí, porque él trabajó en la colocación de todas las aberturas del edificio donde se produjo el robo. Tiene una beba de cuatro meses y una vida hermosa por delante. Tiene trabajo fijo, en blanco, estudia para Kinesiólogo para ayudar a chiquitos como ‘Toto’”, contó a Primer Plano Online Martín, el concuñado de Pollissi.

‘Toto’ es un chiquito del cual este medio se ocupó en su momento: padece Atrofia Muscular Espinal (AME) y su familia libró una dura batalla contra la empresa de medicina prepaga Osde para conseguir la medicación para enfrentar su patología, una enfermedad genética que ataca las células nerviosas llamadas neuronas motoras. Pollissi es el tío del nene.

Una familia de Ituzaingó, al frente de la batalla contra la obra social OSDE por el tratamiento contra la Atrofia Muscular Espinal

Hay otro elemento que no es prueba de nada pero que vincula al imputado con el lugar en el que se cometió el robo. Y es que su suegro es propietario de un departamento en el mismo piso en el que se produjo la entradera. A propósito: este fin de semana que pasó hubo otros robos a unidades habitacionales de ese mismo edificio y de ese mismo piso.

Fuentes judiciales consultadas por Primer Plano Online para la elaboración de este artículo indicaron que la huella dactilar encontrada en el lugar tiene la característica de ser “latente”, es decir, si bien no se puede determinar la fecha “tiene grasa y transpiración, o sea que no tiene mucho tiempo en el lugar”. Así lo dictaminó la agente de la Policía Científica.

Asimismo, Pollissi esta semana aceptó ampliar su declaración y contó que en los días previos al hecho él se había encontrado en el pasillo del piso en el que se cometió el robo unos perfiles y aberturas, a las que cambió de lugar porque estaban a punto de caerse. Sin embargo, la víctima de la entradera negó que en ese tiempo hubiera realizado refacciones en su casa.

Como sea, el acusado ahora tiene como abogado defensor a Javier Baños, exfiscal de Morón, quien asumió su defensa y lo llevó a declarar y luego a ampliar su indagatoria. Pero no apeló todavía la denegatoria de la excarcelación que el juez de Garantías había rechazado. El caso está en pleno desarrollo y promete ser atrapante por los argumentos en juego de un lado y otro.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram

Sé el primero en comentar

Deja un comentario