Wednesday 23 de September, 2020

Detuvieron en Merlo a un falso pediatra que había confeccionado historias clínicas y firmado más de 2.000 recetas para niños y niñas

La investigación se abrió a partir de una denuncia del Ministerio de Salud bonaerense. El acusado, de 52 años, es en realidad enfermero, y mintió en la clínica para hacerse pasar como médico. Además, utilizaba un documento falso y previamente había escapado dos veces de la Policía.

Previo a ser detenido, el falso pediatra había escapado dos veces de la Policía cuando estaba por ser arrestado

Un hecho que causa conmoción se descubrió en las últimas horas y concluyó con la detención de un falso pediatra, de 52 años, en su domicilio de la calle Lorenzini al 900, en Merlo.

Fuentes de la investigación confirmaron a Primer Plano Online que, luego de una denuncia efectuada por el Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, un sujeto estaría ejerciendo el oficio de la medicina sin poseer matricula en la clínica privada Centro Médico de la Costa, ubicada en Juan B. Justo 1760 de San Fernando.

Todo comenzó en diciembre pasado en el citado centro asistencial, ante la cual acudieron tres inspectores del Colegio de Médicos. Al llegar al lugar detectaron que era un establecimiento de escasas dimensiones, con una central de ambulancias al lado. Entonces, los responsables de constatar que quienes trabajaban allí fueran personas habilitadas para ejercer la profesión, comenzaron a exigir la documentación respectiva a los médicos y médicas presentes.

“En esa jornada hubo dos que se presentaron como médicos. A uno de ellos le pidieron matrícula y documento de identidad, pero no tenía nada encima. Justo estaba a punto de subirse a una ambulancia para ir a hacer un servicio, pero se lo impidieron. Cuando dio sus datos, resulta que estaba registrado en el sistema, pero como enfermero”, informó a este medio una fuente con acceso al expediente.

En ese momento, el sujeto pidió ingresar a un cuarto para ir a buscar sus cosas, pero se escapó por una pared trasera de una obra en construcción cuando llegó la Policía al lugar. Idéntica situación ocurrió dos semanas después, cuando lograron establecer su domicilio. La mujer entretuvo a los investigadores, les impidió el ingreso y el acusado aprovechó para volver a huir.

Sin embargo, la causa continuó y ayer lunes fue detectado en el domicilio de Merlo, del cual no pudo escapar. En poder del imputado secuestraron más de 2.000 historias clínicas y recetas de medicamentos firmadas por él mismo con la matrícula apócrifa con la que se manejaba. Ahora se encuentra imputado por uso de documento falso, usurpación de títulos en concurso ilegal con ejercicio ilegal de la medicina y estafas reiteradas.

Asimismo, la fiscal María Paula Hertrig, a cargo de la Fiscalía de Delitos Correccionales de San Fernando, investiga la responsabilidad del centro médico que lo contrató, en donde el sujeto había presentado un legajo trucho para empezar a trabajar.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram