Wednesday 21 de October, 2020

Dictan sentencia por el caso del carnicero acusado de matar a su ex mujer y el hijo de ella y secuestrar a Mía, de seis años

La lectura del veredicto del tribunal será el próximo jueves a las 14 en la sala Fermín Parera de los tribunales de Morón. Por el estremecedor caso está siendo juzgado Enrique Alcaraz, señalado como autor de la masacre y el posterior secuestro de la nena. La fiscal pidió perpetua.

Doble crimen El Palomar
Alcaraz (izquierda), el acusado del doble crimen que espera sentencia el jueves en los tribunales de Morón

El próximo jueves 29 de diciembre a las 14 se leerá el veredicto y la correspondiente sentencia en el juicio que se desarrolla en los tribunales de Morón contra Enrique Alcaraz, el carnicero acusado de haber asesinado en El Palomar a Sabrina Martín (24) y el hijo de ella, Ian (3), además de haberse llevado secuestrada a la otra hija de la víctima, Mía (6), quien fue encontrada en Junín tras 55 horas de búsqueda desesperada.

Según pudo saber Primer Plano On Line, al finalizar la lectura del fallo de los jueces Diego Bonano, Raquel Lafourcade y Mariela Morelejo Rivera, los familiares de las víctimas, además de ONG´s que participaron de la búsqueda de la nena secuestrada, autoridades provinciales y fiscales, darán un conferencia de prensa.

Luego de las jornadas en las que se extendió el juicio, la fiscal María Cecilia Corfield pidió prisión perpetua para Alcaraz, porque consideró que en el juicio quedó acreditada su responsabilidad tanto en el femicidio como en el crimen del niño y el secuestro posterior de la nena. Como informó en su momento Primer Plano On Line, la defensa del carnicero apeló a la estrategia de la inimputabilidad, cosa que en el juicio quedó desacreditada.

La causa está caratulada como «homicidio calificado por alevosía (dos hechos) y violencia de género, robo y sustracción de menores» por los hechos cometidos el lunes 16 de noviembre de 2015, en la casa en la que vivían las víctimas, situada en Murillo 484 de El Palomar.

De acuerdo a los investigadores, el doble crimen se produjo entre las 0.27 de esa madrugada, que fue la última comunicación de Sabrina desde su teléfono celular, y las 3.07, cuando se registró el llamado al 911 que alertó sobre el hallazgo de los cuerpos.

La principal hipótesis apunta a que en ese lapso, el asesino entró a la vivienda con llaves -el acusado sabía que Sabrina las guardaba en el buzón-, y primero fue hasta la habitación del fondo, donde mató a la mujer de nueve puntazos con un cuchillo que, se cree, tomó de la cocina. Siempre según la acusación fiscal, el homicida dejó abiertas las llaves de gas de las hornallas, se dirigió a la habitación donde dormían los hermanitos y asesinó a Ian de 19 puñaladas.

Tras cometer el segundo crimen, el asesino fue hasta el baño, se lavó y regresó al dormitorio de los niños, donde armó un bolso con ropa de la niña y escapó con la hija de la mujer, llamada Mía, en brazos. Los investigadores del caso estimaron que la nena estuvo siempre dormida mientras asesinaban a su madre y a su hermanito.

Luego de una búsqueda desesperada en la cual participaron solidariamente diversos medios de comunicación y la Red Solidaria de Juan Carr, Alcaraz fue detenido en Junín el martes 17 de noviembre, cuando pretendía huir con Mía hacia la provincia de Santiago del Estero.

El acusado tenía antecedentes penales desde que era menor de edad, registraba varias fugas de hogares, entre ellos, de la Fundación Felices Los Niños, su madre lo había denunciado por abuso de un hermanastro y es fanático del animé japonés.

En el juicio, los peritos oficiales afirmaron que Alcaraz es una persona con «conducta psicópata, peligrosa y que comprende la criminalidad de sus actos».

Con este diagnóstico, los psicólogos y psiquiatras de la Justicia bonaerense establecieron que el carnicero tuvo absoluta conciencia de lo que estaba cometiendo, lo que no fue compartido por la defensa oficial que en su alegato lo consideró inimputable.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram