Wednesday 3 de March, 2021

Dictaron la prisión preventiva para el pizzero que mató a su empleado Jorge Zagari en Ituzaingó

También quedó preso el hijo de su pareja, al que la justicia le imputa el delito de encubrimiento. Ernesto Luis Mieres había confesado el crimen, que se descubrió después de una búsqueda frenética de la familia de la víctima.

Para la justicia el crimen de Jorge Zagari está esclarecido: a los dos detenidos ya les dictaron la preventiva

La Justicia de Garantías de Morón dictó la prisión preventiva para Ernesto Luis Mieres, el confeso asesino de su empleado Jorge Zagari en Ituzaingó. Asimismo, en idéntica situación se encuentra Martín Leandro Silva Albornoz, hijo de la esposa del propietario de la pizzería ‘Lo de Luis’, donde sucedió el crimen.

A Mieres, la fiscal María Laura Cristini lo acusa del delito de homicidio simple, mientras que a Silva Albornoz le imputan encubrimiento agravado del hecho. Es decir, para los investigadores el dueño del comercio no tuvo ayuda para matar a su empleado, pero sí necesitó colaboración para hacer desaparecer primero el auto de la víctima y luego esconder su cadáver. Si bien la pena en expectativa para la imputación contra Silva es excarcelable, al tener antecedentes penales con condenas previas no puede acceder al beneficio.

Reclamo de justicia a un mes del asesinato del pizzero Jorge Zagari en Ituzaingó

Como informó Primer Plano Online, el hecho ocurrió el pasado miércoles 9 de diciembre, cuando Zagari se presentó en la pizzería a cobrar su sueldo. El hombre no estaba trabajando por la pandemia (estaba incluido en un grupo de riesgo por patologías previas) y, luego de una fuerte discusión con su empleador por la deuda que tenía con él, Mieres tomó un fierro que tenía a mano y le reventó la cabeza.

“Lo metí dentro del galpón, porque ya faltaba poquito para que lleguen los muchachos a trabajar. Entonces, para que nadie vaya, le corte la luz al galpón, porque ahí hay cosas de la pizzería. Quedó ahí tirado hasta el otro día, cuando empecé a hacer el pozo de a poco, y lo hacía cuando estaba la pizzería cerrada”, fue parte de la declaración con la que el comerciante confesó el crimen.

Después de eso, lo ya conocido: enterró el cadáver, armó un contrapiso e hizo desaparecer el auto de Zagari, tras prenderlo fuego en Merlo, hasta donde se dirigió con Silva Albornoz. La Policía descubrió el cuerpo pocos días después, tras allanar el fondo de la propiedad, ubicada en Pérez Quintana 3779, de Ituzaingó, luego de la insistencia de la familia de la víctima sobre su desaparición. 

El cuerpo de Jorge Zagari estaba enterrado en una fosa del comercio gastronómico en el que trabajaba

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram