Wednesday 28 de October, 2020

Dictaron la prisión preventiva para los asesinos al volante que corriendo una picada mataron a Tahiel

El juez de Garantías Gustavo Banco avaló el pedido del fiscal Gastón Duplaá y Nahuel Olivera y Alexis Escribanti permanecerán en prisión hasta el juicio. La decisión es apelable, pero por la gravedad de los delitos que se les imputa ambos se quedarán en la cárcel.

A la izquierda, el conductor del Corsa que provocó la tragedia, que está detenido; del otro lado Tahiel, el nene de seis años que murió a manos de un asesino al volante

La justicia de Garantías de La Matanza dictó la prisión preventiva para Nahuel Olivera y Alexis Escribanti, ambos responsables de la picada mortal de Laferrere en la que terminaron matando al pequeño Tahiel Contreras, de apenas seis años. El hecho ocurrió el pasado 13 de septiembre en la intersección de Ruta 21 y Soldado Sosa, de la mencionada localidad matancera.

Fuentes judiciales informaron a Primer Plano Online que el juez Gustavo Banco avaló el pedido realizado por el fiscal del caso, Gastón Duplaá, al argumentar que “las características de los hechos (imputados a los dos conductores) resultan sumamente graves”. Además, esgrimió que la escala penal prevista en expectativa (8 a 25 años) “informa a las claras que, para el caso de recaer condena la pena concreta será de cumplimiento efectivo”.

En la resolución, el magistrado apuntó contra la actitud asumida por Olivera al momento del hecho, y reveló que se mostró más preocupado por su auto roto que por el desastre que había provocado. “…teniendo en cuenta no sólo el resultado mortal sino la edad del niño, y de allí debe ponderarse la repudiable actitud asumida por ambos imputados de inmediato a ocurrido el hecho, toda vez que –por un lado- Olivera se mostraba ocupado de los daños materiales sufrido”, indicó el magistrado.

En el caso de Escribanti, se señala que “se retiró del lugar siendo posteriormente buscado por los policías; y todo ello teniendo a la vista el resultado de la colisión”. Eso se observa en las imágenes fílmicas que Primer Plano Online reveló a poco del hecho: el sujeto estaciona, se acerca a ver qué había pasado, vuelve corriendo al auto y se retira del lugar, con un total desprecio por la vida que terminaban de destruir.

Para la justicia, la prueba reunida es contundente en relación a los hechos juzgados: ambos estaban corriendo pruebas ilegales de velocidad, con autos preparados para tal fin. Sobre este punto, el abogado de la familia de Tahiel, Diego Dieguez Ontiveros afirmó a Primer Plano Online que “los dos admitieron que van al picódromo y que tienen sus autos estéticamente remodelados como para simular ser autos de competición”.

“Hay testimonios en la causa que hablan de la desaprensión de Olivera para con el fatal suceso, sólo preocupándose por los daños en su vehículo. Escribanti dice ser personal de salud (es radiólogo) comprometido con la sociedad pero sólo se acercó (a pie) para ver a su amigo Olivera al cual viera chocar a través de su espejo retrovisor. Pero no se acercó al cuerpo de Tahiel ni de sus padres atropellados a pesar de escuchar llantos y gritos”, sentenció el letrado, que remató: «el desprecio por la vida ajena es notable en los dos sujetos».

Por todos estos elementos, el juez Banco dictó la prisión preventiva para los dos asesinos al volante, por considerarlos coautores de los delitos de prueba ilegal de velocidad en concurso real con homicidio simple con dolo eventual, y también en concurso con lesiones leven reiteradas en dos casos (papá y mamá de Tahiel).

En su resolución, el magistrado pidió un cupo carcelario al Servicio Penitenciario Bonaerense para alojar a los imputados. La decisión es apelable, aunque eso será materia de trabajo para los abogados defensores de Escribanti y Olivera en los próximos días.

Una estrella amarilla por Tahiel. la forma que encontró su familia para pedir justicia y también sembrar conciencia

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram