Thursday 29 de October, 2020

Dilema ambiental: ¿qué hacemos con las pilas que terminaron su vida útil?

Una ONG de la región oeste se ocupa del reciclaje y la recolección de uno de los residuos más tóxicos del ecosistema, ya que sus componentes son altamente nocivos para el medio ambiente.

A.PRO.M.A.C advierte que no se deben descartar las pilas en la basura, ni enterrarlas o quemarlas ya que estas prácticas contaminan el agua y el suelo

Sin dudas las pilas en desuso son un tema que preocupa a muchos, pero sin embargo no hay demasiadas respuestas a mano sobre cómo descartarlas de manera segura una vez concluida su vida útil. Constituyen la porción más toxica de los “Residuos Electrónicos”, dentro del cual están agrupadas, ya que contienen componentes como zinc, óxido de manganeso, mercurio o plomo y son altamente nocivas para el medio ambiente.

Para conocer cuáles son las posibilidades que tenemos los usuarios de pilas a la hora de descartarlas Primer Plano Online dialogó con Isabel, una profesora en Ciencias Políticas que es además pro secretaria y miembro de la Comisión Directiva de la ONG A.PRO.M.A.C. (Asociación Protectora del Medio Ambiente y la Cultura) de Paso del Rey. Ella nos contó cómo activan el reciclado de pilas en desuso desde la organización. “Realizamos su inertización con un producto que se llama SNI (Secuestra, Neutraliza, Inhibe) que nos dona la ‘Fundación Vida Sustentable’”.

El reciclado consta de cinco pasos: primero se pesan las pilas y se colocan en bolsas especiales, cuyo costo es de $2000 las 50 unidades que sirven para 2 kilos cada una. Una vez dentro se le hecha el producto SNI cubriendo las pilas en su totalidad; se sellan las bolsas con las pilas y el producto al vacío; se colocan esas bolsas en unas más grandes que también contienen el producto SIN; se vuelven a termo sellar al vacío y se dejan reposar por 24 horas hasta dejarlas inactivas. “Luego se las encofra en bloques de concreto para después utilizarlos en construcción de monolitos y monumentos históricos teniendo la precaución de señalizar los bloques que tienen las pilas en su interior para que se sepa dónde fueron depositadas por cualquier eventualidad”, narra la representante de A.PRO.M.A.C.

Comercios e instituciones públicas se suman en forma permanente a la campaña de A.PRO.M.A.C «Yo me pongo las pilas»

La última cifra de pilas que registraron en la ONG da cuenta del tratamiento de 200 kilos y si bien no tienen un lugar fijo donde se puedan depositar, A.PRO.M.A.C. distribuye bidones en distintos puntos de Paso del Rey y Moreno, como por ejemplo clubes, escuelas y comercios. “Esto es para que los vecinos no las descarten en la basura, las entierren o las quemen ya que estas prácticas producen la contaminación del agua y el suelo” aseguró la directiva.

Quienes quieran saber más sobre este tema o conocer otros trabajos que realiza la institución, podrán contactarse con A.PRO.M.A.C. visitando su página oficial de Facebook.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram