Friday 2 de December, 2022

Dos años de suspensión para el rugbier de Matreros por la acción antideportiva contra un rival al que lesionó

La sanción fue dispuesta por el comité de Disciplina de la Unión de Rugby de Buenos Aires (URBA) y recayó sobre Tomás Sánchez, quien lastimó a su adversario Juan Marsano. Quedó abierta la instancia de apelación que contempla el reglamento.

La acción antideportiva del rugbier Tomás Sánchez contra su rival de Pueyrredón por la que recibió dos años de suspensión

Tomás Sánchez, el jugador del club de Morón Los Matreros y que intencionalmente lesionó a su rival Juan Marsano, de Pueyrredón, recibió una sanción de 104 semanas por parte del comité de Disciplina de la Unión de Rugby de Buenos Aires (URBA).

La sanción de dos años sin poder jugar para el capitán de Los Matreros fue ratificada al diario La Nación por parte del Consejo Directivo de la URBA. El comité de Disciplina arribó a tal determinación luego de varias reuniones que incluyeron análisis del informe del árbitro, revisión del video, deliberaciones y declaraciones de las partes involucradas. Queda abierta la instancia de apelación que contempla el reglamento.

El incidente, que cobró estado público al viralizarse por redes sociales, ocurrió el sábado 11 junio, en ocasión del partido entre Los Matreros y Pueyrredón válido por la 10ª fecha del campeonato de Primera A de la URBA (2ª división). A los 22 minutos del segundo tiempo, Sánchez fue tackleado por Marsano y los dos quedaron enredados en el suelo.

El video muestra claramente cómo Sánchez toma la pierna izquierda del rival y se la tuerce con fuerza, haciendo palanca en contra de la rotación natural de la rodilla. Marsano debió abandonar la cancha con dificultades para caminar y, si bien los estudios posteriores no revelaron una lesión ligamentaria de gravedad, se perdió de jugar los partidos posteriores.

Aunque el árbitro Nicolás Cotic no advirtió la agresión, ya que ocurrió a espaldas de la jugada que prosiguió, al ver las imágenes televisivas elevó el informe pertinente, a partir del cual la URBA actuó de oficio. No es la primera vez que la entidad madre del deporte a nivel clubes sanciona a un jugador de oficio a partir de las imágenes que brinda la televisión, sin que haya sido expulsado adentro de la cancha.

Por citar algunos ejemplos, en 2016, Cipriano Martínez, pilar de la Intermedia de Pucará, fue inhabilitado de jugar por 29 años luego de aplicarle una patada en la cara a un rival de San Albano. En 2006, Guillermo Mazzoni, tercera línea de Alumni, recibió cinco años de sanción por pisar la cabeza de un rival en un encuentro con CUBA. En 2002 Gonzalo Amaya, pilar de Hindú, fue suspendido por tres años por un pisotón en un encuentro ante Regatas.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram