Sunday 29 de January, 2023

Dos hermanos de Castelar se trajeron la pelota con la que Messi metió el último gol de la final ante Francia

“Tuvimos muchísima suerte, porque es la pelota con la que los argentinos gritamos el gol más gritado de los últimos 30 años”, contó Ignacio, que junto a Juan lograron traerse el balón tras una combinación de hechos fortuitos que los hacen dueños de un recuerdo inolvidable.

Juan e Ignacio, los hermanos de Castelar que tienen para siempre un recuerdo imborrable del campeón del mundo

Dos hermanos de Castelar, ambos ingenieros informáticos, se trajeron de Qatar un recuerdo que será difícil de borrar de sus retinas y memorias. Son los dueños de la pelota con la que Lionel Messi metió el tercer gol en la final contra Francia del domingo pasado, que consagró a la Selección Argentina como campeona del mundo.

Juan, de remera negra, e Ignacio, con la albiceleste, le contaron a Telefe la aventura que atravesaron para quedarse con esa presea, la oficial del torneo, que cayó cerca de donde ellos estaban en medio del festejo. “Tuvimos muchísima suerte, porque es la pelota con la que los argentinos gritamos el gol más gritado de los últimos 30 años”, contó uno de los vecinos moronenses.

“Uno de los jugadores argentinos la reventó y cayó muy cerquita nuestro. La tenía un francés y le expliqué que se tenía que devolver a la Policía, y ahí me entregó la pelota. Yo no la largaba por nada en el mundo. Vino uno de los policías a pedírmela, no me la podía sacar, y vino el supervisor y me dijo ‘está bien, se pueden quedar la pelota, es de ustedes’. Y el encargado de hacer el operativo de distracción fue mi hermano”, agregó Ignacio.

La jugada en cuestión corresponde a un despeje de Paulo Dybala en una de las últimas acciones del cotejo decisivo, cuando el francés Kylian Mbappé comenzó a apilar rivales en el área argentina pero se cortó cuando la ‘Joya’ le interrumpió el avance cual zaguero del ascenso vernáculo, que rechazó de punta y a la tribuna.

“La pelota tiene hasta el aire original”, acotó Juan, que aclaró que no despacharon al balón por valija y en todo momento la llevaron consigo, incluso en el avión de vuelta al país. “Me dormía en el avión con la pelota bajo el brazo”, describió su hermano para graficar el valor incalculable que tiene ese trofeo personal que llevarán por siempre.

El balón Al Hilm es la misma que se usó en las semifinales y final del Mundial, tiene la inscripción ‘Argentina vs. Francia – Final 18 de diciembre de 2022, estadio Lusail’ y hasta un chip interno que se utilizó para convalidar el gol, ya que en un primer momento generó dudas si la pelota había cruzado o no la línea. Los hermanos afirmaron que recibieron una oferta de 21 mil dólares de parte de unos jeques qataríes por la pelota. Pero obvio: le dijeron que no, porque “no tiene precio”.

Además, pidieron en vivo por una firma de Lionel Messi para hacer aún más especial este objeto. Incluso, al ser consultados sobre qué harían si el capitán de la Selección Argentina les pidiera el balón, Ignacio aventuró: “se la llevo caminando a Rosario”. “La vamos a asegurar en un lugar secreto y pasará de generación en generación. Sólo se la podríamos entregar a Lio (Messi) si él la pide”, concluyó Juan.

EL PROGRAMA ‘POR EL MUNDO’ MOSTRÓ EL MOMENTO EN QUE JUAN E IGNACIO TIENEN LA PELOTA