Monday 30 de January, 2023

El drama de Soledad: abusaron de su hija y vive amenazada por la familia del violador

La víctima tiene once años y vivió una década con el acusado, expareja de su mamá y padre de sus hermanitos. Walter Emiliano Aguilar cuenta con orden de captura luego de que las pericias de rigor determinaran la gravedad de las vejaciones que padeció. Los hechos ocurrieron en el barrio Mariló, de Moreno.

Walter Emiliano Aguilar tiene orden de detención dictado por la jueza de Garantías Nº 1 de Moreno

El 12 de agosto pasado, antes de dormir, Soledad Vanesa (su apellido se reserva para no exponer a la víctima) salvó a su hija de apenas once años de ahorcarse. Así, como se lee. “Ella estaba muy angustiada, corrió hasta un local que tengo en mi casa, la seguí y evité que se haga daño”, le contó la mujer a Primer Plano Online. Ese fue el comienzo de una pesadilla que aún continúa y que, en las últimas horas, tomó el giro esperado.

Walter Emiliano Aguilar tiene orden de detención dictado por la jueza de Garantías Nº 1 del Departamento Judicial Moreno-General Rodríguez, Adriana Julian, a solicitud del fiscal Gabriel López, de la Fiscalía Nº 8. El sujeto, que fue pareja durante nueve años de la mamá de la chiquita, tiene el pedido de captura en orden al delito de abuso sexual contra la menor. Aquella noche de mediados de año todo se descubrió por el llanto de la nena al enterarse que él volvía a su casa.

“Hacía viajes durante algunos días, volvía y se quedaba una semana para volver a salir. Ese día cuando conté en casa que regresaba ella se puso a llorar. Y no me quería contar. Después del intento de suicido se quebró y me contó todo”, describió Soledad, poniendo palabras a un accionar como responsable de la nena que no dejó dudas y en ningún momento dejó de creer en lo que la criatura expresaba.

“Papá (así le decía pese a no ser su padre biológico) me está haciendo cosas malas”, fue la confesión de la víctima a su mamá

La manifestación de la menor comenzó con unas palabras cortadas por el llanto. “Papá (así le decía pese a no ser su padre biológico) me está haciendo cosas malas”. Ese fue el puntapié para que la mamá indague y actúe en consecuencia. “No pude dormir y al otro día fui a hacer la denuncia”, refirió la mujer, que estuvo en pareja durante nueve años y con quien tiene otros dos hijos más. Ella es promotora de Salud en Moreno.

Las descripciones realizadas por la menor ante las y los profesionales que la entrevistaron fueron contundentes. Incluso las pericias ginecológicas confirmaron las vejaciones que padeció. “La niña presenta indicadores específicos e inespecíficos de abuso sexual como relato espontáneo y poco estructurado”, concluyó una perito psicóloga del Cuerpo Técnico Auxiliar Departamental.

En una de las exposiciones, la víctima reveló otra característica similar a otros casos. “Él me amenazó y me dijo que si yo le contaba a mi mamá la iba a matar. Yo tenía mucho miedo por ella y por mis hermanitos. Cuando era más chica él me pegaba y cargaba un tacho con agua y me metía la cabeza adentro. También le pegaba a mi mamá y yo agarraba a mis hermanitos y nos encerrábamos en la pieza”. Desesperante relato.

Desde la denuncia, la víctima y su mamá viven otro calvario: allegados a Aguilar se presentaron en la casa en la que viven y les titaron nafta y amenazaron con prenderla fuego con los nenes y las nenas adentro. Además, trataron de mentirosa a la víctima. La madre está con un botón antipánico, que asegura tarda una hora en responder cada vez que lo acciona. Por eso espera que la justicia lo arreste cuanto antes para que puedan tener algo de paz. “Mi hija no puede salir a la calle”, lamentó.

Aguilar enfrenta cargos por los delitos de abuso sexual agravado por acceso carnal por resultar el autor persona encargada de la guarda y por haber sido cometido contra una menor de trece años aprovechando la situación de convivencia preexistente con la misma y por configurar un sometimiento gravemente ultrajante para la víctima en concurso ideal con corrupción agravada de una menor de trece años.