Friday 12 de August, 2022

Dura sanción a la comisaría de Castelar norte por disfrazar estadísticas delictivas

Grave: el caso que ayer reveló Primer Plano Online dejó al descubierto el sistema instrumentado por algunos titulares de dependencias cuya lógica es, quizá, bajar las estadísticas. El hecho fue informado como robo simple, cuando los delincuentes venían en raid y armados.

Sebastián, la víctima, de la mano de su pequeño hijo mientras los delincuentes se iban con su auto

El violento robo que sufrió un papá con su pequeño hijo de cinco años en la intersección de Pedro Goyena e Italia, de Castelar norte, está produciendo situaciones paralelas en la administración policial en Morón. Es que la comisaría 7ª, correspondiente a esa jurisdicción, a cargo del comisario Osvaldo Javier Calderón, fue separada de la investigación por determinación judicial.

¿El motivo? “Es una seccional que no comunica los hechos”, informaron a Primer Plano Online fuentes de Fiscalía Nº 8 del Departamento Judicial Morón, que hasta ayer a la tarde, cuando este medio publicó la noticia, no tenían información sobre el hecho. “Fue cargado en el sistema como un robo simple”, agregaron los voceros. Es decir, la justicia se enteró por este medio de comunicación.

Después de conocer en detalle lo que había sucedido, la fiscal Adriana Suárez Corripio contactó a la víctima, que le relató cómo sucedió la secuencia, y tomó la determinación de apartar a la comisaría del caso.

Según pudo corroborar Primer Plano Online, el auto con el que los delincuentes llegaron a cometer el delito, el Audi A4 gris plata, apareció abandonado en la populosa barriada conocida como Fuerte Apache, en Tres de Febrero. Y el rodado de la víctima, un Mercedes Benz, también fue encontrado en la tarde-noche de ayer jueves en cercanías del barrio Carlos Gardel, de El Palomar.

A Sebastián lo abordaron tres delincuentes el miércoles a las 13.45 cuando estaba dejando a su hijo en Pedro Goyena e Italia, de Castelar norte. Además de llevarle su coche y pertenencias personales, asaltaron a jóvenes que trabajaban en una casa de enfrente, a los que les quitaron los celulares.

“Dos vinieron a apuntarme directamente desde que se bajaron del auto”, detalló la víctima en un video que compartió por redes sociales y grupos vecinales. Todo, lógicamente, pasó ante la aterrada mirada del chiquito, de apenas cinco años, que estaba en el rodado. “Impunemente se bajan de un auto y te apuntan como si no fueras nada. No les importa nada. Se mueven descaradamente por Castelar e Ituzaingó”, agregó la víctima.

Para cerrar la filmación, la víctima compartió una reflexión: al ser el mismo auto en todos los casos se preguntó “¿cómo la Policía no puede resolver este tema?” El objeto de hacer público el caso es advertir a la población para que la gente de la zona “no pase un mal momento”.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram

Sé el primero en comentar

Deja un comentario