Saturday 19 de September, 2020

El reclamo de los profesores y profesionales unidos por el golf: “Queremos volver a trabajar”

Con las puertas cerradas por el aislamiento, los responsables del Goodyear Golf Club Hurlingham piden a las autoridades que se habiliten los clubes para la vuelta a la actividad. Aseguran poder llevar adelante la práctica del deporte con protocolos y así beneficiar la salud física y mental de quienes lo practican.

El Goodyear Golf Club Hurlingham lleva 144 días sin trabajar

“5 meses, 144 días, 3456 horas sin trabajar. Profesores, instructores, caddies, empleados, hoyos 9, pro shop, driving rage; muchas familias dependemos de nuestro deporte” reza el spot difundido desde el colectivo que agrupa a profesores profesionales de golf en busca de que las autoridades habiliten los clubes para la vuelta a la actividad, y, por ende, al trabajo.

En diálogo con Primer Plano Online, Guillermo Meza, responsable encargado y profesional del Goodyear Golf Club de Hurlingham, que brinda entre sus actividades espacios de golf para no videntes y personas con Síndrome de Down, manifestó que “el golf con protocolo y distancia social puede volver, el deporte es necesario no solo para la salud física, sino también para la salud mental de los que juegan”.

Asimismo Meza explica que, en esta situación, el establecimiento solo está habilitado para el mantenimiento de las instalaciones y el personal a cargo cobra su salario en tiempo y forma, “pero los más afectados son el club porque no tiene ingresos, los trabajadores del bar, quienes juntan las pelotas y los profesores”.

La Asociación Argentina de Golf presentó un protocolo sanitario que había sido aprobado en su momento por las autoridades nacionales pero que tiempo después fue retrotraído. “¿Cómo puede ser que autorizan a deportes como el fútbol y nosotros no podemos hacer nada? Creo que hay un desprecio hacia nuestra actividad” declaró Meza a este medio y aclaró que, salvo los trabajadores en actividad, ninguno de los actores afectados percibe una ayuda del Estado, “Son más de 5.000 personas a nivel nacional”, puntualizó.

No obstante, Meza dijo que tiene conocimiento de clubes ubicados en la zona sur del Gran Buenos Aires que, a diferencia de Goodyear, cuentan con sus instalaciones habilitadas para socios, entre ellos funcionarios de primera línea de distintos municipios de esa región.

Entonces la pregunta es, ¿quién se encarga (y cuál es el criterio) para habilitar o inhabilitar las actividades? Consultado si evaluaba esta realidad como un caso de doble vara, el profesional se limitó a contestar: “Fíjense ustedes”.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram