Friday 1 de July, 2022

Empleados del Banco Provincia furiosos por el descuento de más de $1.500 al personal por hacer paro

La poda afectó a cerca de 8.000 empleados y enfureció a las comisiones internas, que ratificaron las medidas de fuerza para lunes y martes convocadas por el sindicato La Bancaria. "Si siguen haciendo paro, va a haber más descuentos", avisaron desde la entidad financiera bonaerense.

El conflicto entre trabajadores y la patronal de los bancos es por la paritaria y por los cambios en el régimen jubilatorio del Provincia

Miles de empleados del Banco Provincia (Bapro) se vieron sorprendidos por una amarga noticia cuando fueron a cobrar los premios y horas extras. En lugar de percibir el plus habitual, como suelen hacerlo a mitad de mes, esta vez quienes hicieron paro en diciembre pasado se encontraron con quitas de más de $1.500.

La entidad que preside Juan Curuchet cumplió así la advertencia que había hecho el 31 de enero pasado, cuando notificó por mail a sus 10.000 empleados que descontaría los cuatro días de huelga registrados en diciembre y que haría lo mismo con otras cuatro jornadas que quedarían comprometidas en febrero. «Si siguen haciendo paro, va a haber más descuentos», avisaron desde la entidad financiera bonaerense.

La poda afectó a cerca de 8.000 empleados y enfureció a las comisiones internas, que hoy ratificaron los paros previstos para el próximo lunes y martes en adhesión a las medidas anunciadas por el líder del gremio, Sergio Palazzo, luego de plegarse a la huelga del viernes pasado y realizar una propia el jueves previo.

Banco Provincia

«Estos descuentos no nos alarman ni amedrentan, sabemos que a fin de mes va a ser duro el día de cobro, pero como laburantes nos preocupa el futuro del banco porque la reforma jubilatoria lo desfinanciará, y Curuchet ya tiene que explicar serios compromisos ante el BCRA», dijo Santiago Etchemendi, secretario general de la interna del banco.

Las quitas fueron efectuadas sobre un adicional mínimo de $5.000 que perciben a mediados de mes los empleados. Ese valor varía hacia arriba o hacia abajo según las horas extras y los días de ausentismo por enfermedad. De ahí que en la mayoría de los casos, los recortes parten de los $1.500 pero si se computan otras bajas son superiores.

«Esta retención, que es arbitraria, extemporánea e ilegal, hizo que en la mayoría de los casos absorbiera hasta el 100% de lo que deberíamos haber cobrado en el día de hoy, quedando incluso un remanente a descontar en la próxima liquidación de haberes», advirtieron las comisiones internas del banco en un comunicado.

El conflicto que viene en ascenso desde fines del año pasado, cuando la legislatura bonaerense aprobó la reforma de la caja jubilatoria (ley 15.008), que eleva la edad para jubilarse en forma escalonada desde los 60 a los 65 años y establece un nuevo mecanismo de variación salarial que reduce los haberes, en línea con la reforma previsional aprobada por el Congreso nacional.

El objetivo de la Provincia es reducir un déficit de $5.000 millones en la caja, que atiende a 16.000 jubilados. Pero los bancarios denuncian que los cambios comprometen las finanzas del banco, al reemplazar financiamiento estatal por fondos propios de la entidad.

Mientras tanto, desde la entidad sostienen que el gremio no hizo propuestas concretas sobre cambios posibles en la reglamentación de la normativa. Y aseguran que los descuentos no son una medida nueva. «Es lo mismo que hizo Vidal con los docentes, estamos en una encerrona», explicaron.

A raíz de las jornadas de paro previstas, el principal banco público del país ya empezó a llenar los cajeros a tope, reforzar las guardias y recomendar a los clientes que utilicen los supermercados para obtener «cash» extra. Pero reconocen que no pueden hacer mucho más.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram