Saturday 15 de August, 2020

Empresa modelo de Ituzaingó adapta respiradores para aumentar su disponibilidad en plena pandemia

Adox formó parte de un proyecto junto la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la Argentina (ADIMRA) y otras Pymes de la región. En base a la colaboración de diversos organismos estatales consiguieron, en tiempo récord, la aprobación de las válvulas y esta semana están entregando los primeros 100 equipos.

Según los cálculos de los desarrolladores, si hubiera diariamente unas 200 personas infectadas con COVID-19 y el 5% necesitara respiración mecanizada, el sistema podría atenderlos sin problemas

Fueron muchas horas-hombre para aportar conocimiento y desarrollar un sistema que permita adaptar respiradores usados habitualmente en los quirófanos, una vez que los pacientes son anestesiados, y convertirlos en aptos para personas que requieran ventilación mecánica afectados por Covd-19.

El proyecto comenzó a finales de marzo y, luego de mucho estudio, análisis, pruebas y el aporte de diferentes especialistas, en apenas siete días consiguieron desarrollar el producto que permita la conversión de los equipos. En ese lapso también consiguieron la aprobación de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT). Todo redondo: un aporte fundamental para el sistema sanitario argentino ya está listo, y uno de los promotores fue una empresa modelo de Ituzaingó.

Se trata de Adox, la firma cuyo presidente es Javier Viqueira, también a cargo del área de Responsabilidad Social Empresaria de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la Argentina (ADIMRA). El dirigente empresario reveló que esta solución que diseñaron no supera los $10.000 de costo, y se arma con productos fácilmente ubicables en el mercado nacional, debido a las dificultades con la importación de insumos.

En conversación con Adrián Noriega en el programa periodístico Primer Plano, Viqueira explicó que “la diferencia entre los respiradores de anestesia y los de terapia no son tantas, pero no tenía sentido iniciar la fabricación de equipos nuevos por la limitación de entrega de insumos importados, por eso pensamos en hacer un proyecto colaborativo, donde nosotros poníamos el conocimiento y enseñábamos cómo hacer las conversiones de los equipos que se utilizan en anestesia para que se puedan usar en terapia intensiva”.

Asimismo, explicó que el plan nació desde la simple observación de lo que ocurre en el sistema sanitario, que está prácticamente abocado al combate a la pandemia. “Hoy todos los hospitales están prácticamente parados con las cirugías y los quirófanos no están siendo usados para prevenirse en caso de haber un pico de coronavirus. Esas máquinas que allí se usan, incluso los respiradores, con un cambio muy sencillo se pueden readaptar”, puntualizó. Según los cálculos de los desarrolladores, si hubiera diariamente unas 200 personas infectadas con COVID-19 y el 5% necesitara respiración mecanizada, el sistema podría atenderlos sin problemas

Esta misma semana, luego del desarrollo de las válvulas, se están entregando los primeros 100 equipos, y el vaticinio es contundente: aseguran que se podrán entregar tantos adaptadores como sea necesario para el sistema de salud. Por eso, Viqueira no sólo celebra el logro conseguido sino también haber podido sortear un obstáculo que suele ser complejo. “A veces hay muchas críticas por la burocracia del Estado, pero acá colaboraron organismos como el Municipio de Ituzaingó, el Ministerio de la Producción, el INTI y la ANMAT en tiempo récord”, concluyó.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram