Thursday 13 de August, 2020

“¿En un país donde hay 50 mil prófugos, los presos que se van a su casa volverán a la cárcel cuando pase la emergencia?”

Lo planteó Carolina Píparo, diputada provincial de Juntos por el Cambio y víctima de la inseguridad. Su rechazo a las prisiones domiciliarias y a las excusas usadas por los detenidos para pedir la morigeración, además de la responsabilidad de la justicia y del poder político en la trama.

"También se discute sobre los que tienen prisión preventiva, pero es la justicia la que tiene que acelerar esos procesos", señaló Píparo

Volvió Primer Plano y la realidad empezó a ser analizada de otra forma, con la profundidad del debate y todas las voces de protagonistas vinculados a los temas de actualidad. Con un formato acorde al momento, el programa periodístico líder en audiencia de la región oeste inició su temporada 27 ininterrumpida en el aire televisivo con la información política y de interés general a la que los televidentes están acostumbrados.

Uno de los temas centrales del envío fue la decisión judicial de otorgar arresto domiciliario a gran cantidad de personas privadas de la libertad por la crisis de coronavirus. La convocada para brindar su mirada sobre el complejo fenómeno, que claramente divide las opiniones en la sociedad, fue Carolina Píparo, actual diputada provincial de Juntos por el Cambio y víctima directa de la inseguridad.

Desde su fatídica experiencia personal, comenzó el 28 de julio de 2010, cuando fue a un banco en La Plata a retirar dinero para pagar parte de su primera vivienda, pero le dijeron que regresara al día siguiente porque no había fondos suficientes. A la mujer y a su esposo les llamó la atención, pero al día siguiente volvió a la entidad con su madre y retiró la plata. Tras salir, fue en auto hacia su casa, pero fue sorprendida por motochorros que le robaron la cartera. Ella intentó resistir con su panza de embarazo a término y fue baleada. El 5 de agosto, luego de agonizar unos días, su bebé Isidro murió a causa del trauma padecido tras el impacto de bala en la cara de su madre.

El hecho, demás está decirlo, causó una fuerte conmoción social, a punto tal que obligó a modificar el protocolo de seguridad para operaciones bancarias, con la instalación de los biombos que hoy en día existen para que nadie pueda ver, más que el cajero y el cliente, cuál es la operación que se realiza en las cajas de cada sucursal.

Desde ese lugar de víctima de un hecho aberrante, en el cual perdió no sólo un hijo sino que le cambió la vida para siempre, Píparo expresa su opinión para analizar la posibilidad de que detenidos dejen la cárcel. “¿En un país donde hay 50 mil prófugos, los presos que se van a su casa volverán a la cárcel cuando pase la emergencia?”, se preguntó en conversación con Adrián Noriega.

“El mensaje es muy confuso. Hay presos que recibieron una herida de bala en la rodilla durante un asalto y, por esa herida, están pidiendo entrar en un grupo de riesgo. También se discute sobre los que tienen prisión preventiva, pero es la justicia la que tiene que acelerar esos procesos. Quienes tiene preventiva no han robado una gallina”, reflexionó.

Para terminar, Píparo consideró que “población inocente es la que está fuera de la cárcel, y en muchos casos en condición terrible”, y cerró: “no me parece prioritario salir a liberar presos”.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram