Saturday 19 de September, 2020

Entregan los cuerpos de dos mujeres fallecidas a familias equivocadas y casi las velan con la identidad cambiada

El patético hecho ocurrió el pasado fin de semana en la Clínica Noguera de San Antonio de Padua. La hija de una de las pacientes que perdió la vida destrozó a mazasos los vidrios del nosocomio producto de la indignación.

Haydeé Farreras falleció en la Clínica Noguera de Padua,y su cuerpo debió vivir una odisea

Haydeé Farreras de 79 años falleció el viernes por la noche en la Clínica Noguera de Padua, en el partido de Merlo, luego de transitar una larga enfermedad. Su hija Beatriz se hizo cargo de la organización del servicio fúnebre que contrató con la Cochería Pache Hnos. de Morón.

El mismo viernes la mujer recibió un llamado de la cocheria informándole que no podían retirar el cuerpo de la clínica hasta tanto ella no fuera a reconocerlo. El sábado se acercó al centro privado de salud donde en la morgue, entre diez cuerpos envueltos en bolsas mortuorias, individualizó el de su mamá que, según narra, estaba etiquetado con otro nombre aunque tenía escrita la identidad correcta en el abdomen.

En comunicación con Pache Morón, la coordinadora Jésica Benítez detalló a Primer Plano Online lo ocurrido: “Cuando mandamos a retirar el cuerpo a la clínica en un principio nos dijeron que tenían una duda respecto a la fallecida y que no podíamos retirar el cuerpo hasta que la familia lo reconociera”. Por ese motivo el personal de la ambulancia volvió a la cochería, informó lo ocurrido y a la mañana siguiente –después de que Beatriz fuera a reconocer a su madre- recibieron el aviso de que ya podían retirar el cuerpo y así lo hicieron.

Según explicó a este medio Benítez, el servicio fúnebre realizado para Haydeé Farreras es de Acción Social de indigentes que se tramita por medio del Municipio de Ituzaingó y que en esos casos desde la institución médica se le entrega a la familia el acta de defunción labrada y la casa velatoria no tiene acceso al DNI del difunto para cotejar su identidad con la foto del documento.

Una vez traslado el cuerpo de su madre a la cochería, Beatriz llamó para saber si todo estaba en orden y más tarde debió acercarse para constatar su identidad.. Fue entonces cuando comprobó que habían enviado el cadáver de otra mujer.

“En ese momento nos avisaron desde la clínica que habíamos traído a la fallecida incorrecta, mal rotulada por ellos”, explica la coordinadora de Pache. “Fue entonces cuando les pedimos que traigan con su ambulancia a la fallecida que correspondía y en ese mismo traslado llevaran el óbito que no era la persona que teníamos que inhumar nosotros”, detalla.

Hecho el intercambio de cuerpos, finalmente Haydeé Farreras fue inhumada el domingo en el cementerio Parque de Hurlingham.

Los responsables de Pache aseguran que casos como el ocurrido este fin de semana no son para nada frecuentes

El lunes a la tarde, Beatriz y su hija Rocío se apersonaron en la Clínica Noguera para pedir una explicación de lo ocurrido al director Médico Lázaro Espelanzani. Fuera de sí, rompieron con una maza el blindex de entrada y todos los vidrios de la recepción y el resto de las oficinas administrativas de la planta baja hasta que personal policial logró contenerlas.

Primer Plano Online dialogó con el director Administrativo de la Clínica Noguera, Adrián Biasotti, quien dio su versión de cómo y por qué ocurrió la desafortunada equivocación. Según el representante de la institución, después de que Beatriz reconociera a su mamá en la morgue –donde él niega que hubiera 10 cadáveres-, la hija de la otra mujer fallecida en la clínica esa misma noche identificó por error a Haydeé Farreras como su propia madre. A esa altura, el mismo cuerpo estaba identificado por dos familias distintas con dos nombres diferentes, obviamente. Fue entonces cuando desde una cochería de Ituzaingó se acercaron a trasladar el cadáver identificado erróneamente antes de que Pache hiciera lo propio.

Según narra Bioasotti, al día siguiente la familiar que indicó el cuerpo equivocado se comunicó con la clínica para manifestar que había tenido dudas al momento de realizar el reconocimiento y que ante su conmoción en la morgue se dejó llevar por un lunar que también tenía su mamá en el cuerpo pero al verla en la cochería se dio cuenta de que había cometido un error”.

Esta versión resulta al menos curiosa. Pero además habla de la desprolijidad con la que operó el personal del centro de salud que tenía ante sus ojos un mismo cuerpo identificado por dos familias como propio. Debieron advertir que se avizoraba un gran conflicto. En este sentido Biasotti reconoce que “fue un acto de negligencia de nuestro personal administrativo y del camillero” y cargó también sobre los empleados de la cochería Pache que “estaban apurados y no esperaron para llevarse el cuerpo”.

El director Administrativo de la Clínica Noguera aseguró que “estamos investigando bien cómo ocurrió todo y el empleado involucrado tendrá una sanción ejemplificadora porque una persona así no puede trabajar con nosotros”, sentenció.

El intrincado caso continuará en la justicia para que encuentre la verdad de lo ocurrido y pueda resarcir, cuanto menos moralmente, a las familias damnificadas en medio de tanto dolor.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram