Monday 26 de October, 2020

El escalofriante relato de una sobreviviente de la masacre de Hurlingham, que se hizo la muerta para que Loscalzo no le dispare más

Cintia López Gotta fue baleada en la casa de la calle Cañuelas, donde comenzó la locura criminal del asesino. Allí murieron Romina Maguna, su hermana Vanesa y el marido de ésta última, Darío Díaz.

Cintia López Gotta
Cintia López Gotta permanece internada en el Hospital Güemes, de Haedo

Cintia López Gotta, una de las sobrevivientes de la denominada masacre de Hurlingham, reveló hoy que cuando recibió el primer balazo se hizo la muerta para evitar que Diego Alberto Loscalzo le siguiera disparando. Además, precisó que el ataque comenzó después de la cena.

Se trata de la vecina y amiga de Romina Maguna (36), quien recibió un tiro y aún permanece internada en el Hospital Posadas, de Haedo, desde donde formuló declaraciones periodísticas a Canal 9.

«Yo estaba comiendo con Romina y con El Chino (Loscalzo). Él había hecho carne con papas al horno. Después de comer Romina bajó a hacer unos pochoclos y yo me fui a tender la ropa», recordó Cintia, quien dijo que cuando regresó a la casa de su amiga «Vanesa (la hermana de Romina) estaba golpeando la puerta porque no abrían».

«Hasta que nos abrió el hijo de Romina. Ahí entramos y El Chino le pegó tres o cuatro tiros a Romina, forcejeamos con este pibe, pero como no pudimos sacar el arma, nos disparó. Primero le pegó a Vanesa y después me pegó a mí. Yo me hice la muerta”, explicó.

Tras ese episodio, «él (Loscalzo) se va para afuera y se cruza con Darío, el otro chico que falleció, y también le dispara», agregó la mujer, quien dijo desconocer los motivos que desencadenaron la masacre.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram