Thursday 5 de August, 2021

Escándalo: abogado fue detenido luego de amenazar a sus exsuegros y romper un patrullero en El Palomar

Más allá de los estrictamente noticioso del hecho, lo relevante es la perspectiva de género que hace a la información: la justicia mantiene tras las rejas al sujeto por la peligrosidad que representa para su exesposa, a quien tiene antecedentes de haber golpeado en el extranjero.

El momento en que se llevan detenido al abogado tras las amenazas a la familia de su exmujer en El Palomar

Una historia de violencia, con la separación tumultuosa de la pareja, denuncias cruzadas y un patrullero roto. En el medio, irascibles amenazas a un matrimonio mayor y decisión de la justicia de dejar detenido al protagonista por la peligrosidad de representa para su exmujer. Todo eso se resume en esta historia que Primer Plano Online presenta a sus lectores.

El escándalo principal que desembocó en la detención de un abogado ocurrió en El Palomar, en la vivienda de sus exsuegros ubicada sobre la calle Rafael Amato al 1.300. Detrás del hecho hay años de peleas para con su exesposa, también abogada, a punto tal que el acusado fue denunciado por la mujer de haberla golpeado durante viajes que realizaron por Barcelona e Italia.

Incluso en uno de esas travesías debió intervenir el Consulado argentino y hacerlos viajar en vuelos separados. Después de esa situación, la pareja rompió el vínculo amoroso y el matrimonio se separó, por cierto de manera conflictiva. De hecho, hay una restricción perimetral de acercamiento hacia su exmujer dictaminada por la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Para intentar explicar lo ocurrido el domingo es necesario contextualizar el hecho. Carlos Ernesto G. (41) se presentó en la comisaría 6ª de El Palomar para denunciar que su hijo iba a estar en una vivienda festejando un cumpleaños familiar en el que también iba a estar su excuñado, sobre quien también pesa una restricción perimetral de acercamiento por supuestos abusos.

Cuando el personal policial se dirigió al domicilio, el exsuegro de G. abrió la puerta y desmintió que su nieto estuviera allí. Es más: hizo pasar a los efectivos para revisar la vivienda. Pero en ese interín arribó al lugar el abogado, que “irrumpió a los gritos” en la vereda, según describieron fuentes judiciales a Primer Plano Online.

Según consta en el expediente, el letrado comenzó a amenazar a la familia de su exmujer. Primero a su excuñado y luego a los padres. Además, pateó la puerta de entrada al citado inmueble y a su exsuegra le espetó: “te voy a hacer violar”, textual. En ese momento llegó a lugar su exmujer, Lucía P., a quien G. directamente intimidó con la frase “te voy a matar”. Los comentarios que se escuchan en el video que ilustra esta nota son verdaderamente despreciables. 

Los policías presentes en el lugar dieron cuenta a la Fiscalía de turno, dado que la situación se estaba descontrolando. La fiscal Marisa Monti, de la UFI Nº 5 de Morón, ordenó a los efectivos que registren lo que pasaba y que aprehendan al sujeto por las amenazas que profería.

“Una vez reducido e ingresado al patrullero, G. continuó con agresiones hacia los uniformados, y en un momento arrojó una patada hacia el vidrio de la puerta trasera izquierda de la unidad y lo destruyó en su totalidad”, precisó otra fuente consultada.

El abogado se encuentra detenido desde el domingo pasado con cargos por amenazas simples reiteradas en cuatro hechos, daño agravado por ser ejecutado en bienes de uso público y resistencia a la autoridad, todos ellos en concurso real entre sí. Si bien son delitos excarcelables, en la mirada jurídica que se impone en la causa sobresale una perspectiva de género.

Es que la detención fue avalada por el juez de Garantías Ricardo Fraga en virtud de los argumentos usados por la fiscal, que considera que, por la agresividad expresada por el sujeto, su exesposa corre peligro.

Desde lo estrictamente legal, el fundamento para mantener tras las rejas al letrado es que “podría verificarse entorpecimiento de la investigación habida cuenta que el comportamiento permite inferir que el imputado influirá para que los testigos se comporten de manera desleal o reticente”.

En medio del debate por denuncias previas de mujeres que luego fueron víctimas de femicidios, la mirada jurídica de este caso intenta mostrar un camino de resguardo para mujeres que sufren violencia y establecer un nuevo paradigma.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram