Saturday 28 de November, 2020

Escandaloso video: inspectores municipales de Merlo fueron filmados cuando pedían coima en un club de barrio

Los funcionarios municipales fueron echados por las autoridades de la entidad, que se manifestaron como hartos de la extorsión que sufrían y decidieron filmar todo para escrachar a sus verdugos a través de las redes sociales.

Pedido de coima en Merlo
Escenas de la escandalosa situación vivida en las puertas del club Belgrano, de Merlo, cuando los directivos echaron a los funcionarios coimeros

Un video escandaloso consiguieron filmar las autoridades del Club Belgrano, ubicado en Colón 643, del centro de Merlo, a apenas cuatro cuadras de la estación. Fue justo en el momento en el que inspectores municipales estaban siendo echados por las autoridades de la entidad luego de arribar a pedir la coima respectiva para permitirles el desarrollo de un evento de tipo social.

Según expresan los directivos de la institución a lo largo de los 7 minutos que dura la captura hecha mediante un simple teléfono celular y que se viralizó por redes sociales, los funcionarios comunales los vienen extorsionando desde hace tiempo con el pago de un dinero en negro para habilitar el trabajo.

“Acá no hay más plata”, se escucha que grita Adrián Cobos, vestido con un sweter gris, el secretario del club Belgrano, mientras muestra un papel a los inspectores. Su hermano Ramón, que es el que aparece de camisa negra al final del video, es el presidente de la institución. “Decile a Peralta que plata no hay más”, repiten los anfitriones.

Los funcionarios pertenecen a la Subsecretaría Técnica de Inspección General, o al menos se movían en un coche ploteado oficialmente como si fuera de esa dependencia. “Sabés que yo tengo un merendero y trabajo para (la hermana del intendente) Karina Menéndez, acá no ha pasado nada. Los muchachos se van”, se escucha que aporta otro hombre, de anteojos, desde un costado del vehículo antes que todo finalice.

“Quiero que salte, de una vez por todas, cómo hacen la plata en la calle”, agregan los hermanos Cobos durante el video, en el cual también se quejan que hacía dos horas habían pasado a buscar otro dinero de coimas. El chofer del móvil oficial, que respondió al nombre de Rubén, sólo se corrió del volante para bajarse y hablar a la distancia con sus interlocutores, y casi al final indica que había hablado con su superior y que tenían la orden de retirarse. El otro inspector, vestido con campera de cuero negra, dijo llamarse Hugo Moreira.

“No hay más cometa. Dijimos basta: estamos cansados que no nos dejen trabajar. Queremos que todos sepan lo que está pasando. Hace un año que estamos presionados. Ojalá que no tengamos que transmitir de vuelta todas estas pelotudeces que nos hacen mal”, cierra el presidente del club.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram