Tuesday 17 de May, 2022

Están prófugos los acusados de balear al policía en Moreno: los buscan con orden de captura

Escaparon de los lugares que solían frecuentar cercano al barrio en el que le dispararon a Leandro Pezzatti, que continúa en gravísimo estado de salud. En los procedimientos para dar con los imputados hallaron un arma calibre .32.

El momento en que el motochorro balea al oficial Pezzatti a pocos metros de distancia

Están identificados y buscan por todos lados a los acusados de los disparos criminales que dejaron al borde de la muerte al efectivo de la Policía de la Ciudad Leandro Patricio Pezzatti en la localidad de Cuartel V, en Moreno, mientras circulaba con su moto.

A pedido del fiscal Federico Soñora, que investiga el caso con el secretario David Salvatierra, la jueza de Garantías Nº 3 del Departamento Judicial Moreno-General Rodríguez, María Celina Ardohain, ordenó la realización de dos allanamientos en las viviendas en las que habitan los sospechosos, que se realizaron en la madrugada de hoy y dieron resultados negativos.

Fuentes judiciales consultadas por Primer Plano Online informaron que, a raíz de que no los encontraron, quedaron con orden de captura vigente Kevin Acosta y Lautaro Aquino, ambos sospechosos de haber perpetrado el brutal ataque a quemarropa. Asimismo, los voceros confirmaron que en una de las viviendas allanadas incautaron un arma calibre .32, que en principio no sería con la que balearon a Pezzatti.

La investigación se aceleró desde poco después del momento del hecho, cuando la justicia accedió a una cámara de seguridad del Municipio de Moreno que captó cómo había sido la emboscada. Cuando esa filmación llegó a los medios de comunicación el impacto fue imparable: múltiples testigos reconocieron a los atacantes.

A la víctima, que permanece internado en gravísimo estado, le robaron únicamente su arma reglamentaria, pese a que no opuso resistencia para entregar el rodado en el que se movilizaba. Por eso la sospecha de los investigadores es que no fue un delito cometido al voleo, sino que los atacantes fueron a buscar eso: su pistola.

El hecho ocurrió a plena luz del día justo en la esquina de Fray Antonio Marchena y Eberth. Pezzatti, oficial que presta servicio en la Comisaría Vecinal 7C de la fuerza porteña, estaba vestido de civil y fue interceptado por los ladrones, que se movilizaban en un rodado similar: se le pusieron a la par y el acompañante lo apuntó con un arma.

El policía frenó su marcha, se bajó de la moto y se alejó caminando hacia atrás, mientras uno de los atacantes lo amenazaba con un revólver. Con las manos en alto, el ladrón le disparó a pocos metros de diferencia en cuatro oportunidades. En ningún momento el agente atinó a defenderse y ni siquiera hizo el ademán de tomar la pistola que llevaba en la cintura.

Como consecuencia del criminal raid, el efectivo recibió dos balazos en el región torácica -uno que ingresó por la axila y otro que entró por la zona costal y produjo un estallido hepático- y dos impactos de arma de fuego en las piernas, ambos con orificio de entrada y salida. Su estado continúa siendo gravísimo, a punto tal que no pueden trasladarlo desde el hospital Mariano y Luciano de la Vega hacia el Churruca.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram