Saturday 26 de September, 2020

Exclusivo: desde Sudáfrica, el testimonio del bonaerense que le pone el cuerpo a la vacuna contra el Covid

Pablo Andrés Berra vive desde hace doce años en ese país, donde es propietario de un colegio. Listo para aplicarse la segunda dosis el próximo lunes, despierta una gran esperanza en torno al medicamento que se producirá, para toda Latinoamérica salvo Brasil, en Argentina.

Se terminó una jornada con un extenso corte de luz en Sudáfrica (nada distinto a lo que ocurre en el conurbano bonaerense), y Pablo Andrés Berra respondió la requisitoria periodística de Primer Plano Online. Es más: se disculpó por la demora en contestar el mensaje que el cronista de este medio le había dejado en su celular. “Es algo de todos los días esto”, contó.

El argentino que es voluntario de la vacuna contra el coronavirus que elaboró la Universidad de Oxford estableció la charla en la medianoche sudafricana y se dispuso a contar su experiencia. Narró que se enteró por un pedido que hubo a través de los medios de comunicación: solicitaban 2.020 voluntarios: 50 con HIV para mostrar que la vacuna es efectiva en grupos de riesgo, y 1.970 que no tengan ninguna patología previa como obesidad, hipertensión, diabetes y hepatitis B, entre otras. Así se anotó, por correo electrónico.

“Al ratito me llamaron para ser parte. Tuvimos que leer documentos durante un par de semanas, hacerse análisis de sangre y orina y, luego de pasar todas las pruebas, el 20 de julio me aplicaron la vacuna”, contó Berra durante la entrevista con Primer Plano Online. “Estoy chocho. Y aquí estoy, muy bien. Ahora nos enteramos que vamos a tener que darnos la segunda dosis, que me toca el lunes que viene (17 de agosto)”, agregó.

MIRÁ LA ENTREVISTA CON PRIMER PLANO ONLINE: 

Es que, en el camino, los científicos descubrieron que, con la primera aplicación, los organismos generan el 91 por ciento de los anticuerpos para proteger del Covid, y por lo tanto es necesario una segunda dosis. Según Berra, le anticiparon que no le iba a pasar nada, salvo síntomas normales de cualquier otra vacuna. A él, en particular, le provocó 50 horas después de haberse vacunado, un poco de fiebre, chuchos de frío y dolores leves en las piernas, musculares. “Algo predecible”, afirmó el voluntario.

Berra nació en Lomas de Zamora (en Villa Galicia más concretamente). De chico se fue a vivir a Santiago del Estero por el trabajo de su papá y desde hace doce años se radicó en Sudáfrica, donde se casó con una ciudadana de ese país. Actualmente vive en Johannesburgo, donde es propietario de un colegio: el Montessori School, en esa ciudad. También tiene una huerta orgánica en su domicilio.

“Tengo muchos parientes y vecinos con el Covid. Sudáfrica es el quinto país del mundo con contagios, aunque la tasa de mortalidad es muy baja, del 1,5%. Los casos ya superaron el medio millón y los positivos diarios están por encima de los 17 mil”, describió Berra.

La vacuna de Oxford se encuentra en la última fase experimental (la 3), y en aquel país se está probando con una trampa: a 1010 de los voluntarios les aplicaron agua con sal y a la otra mitad les aplicaron el verdadero medicamento. A todos los vacunados se les indicó continuar con su vida normal, con los cuidados en torno al distanciamiento, barbijo y demás. “Nadie sabe que le ha tocado porque a los laboratorios les conviene que las personas se enfrenten al virus. Yo creo que tengo la vacuna porque me llamaron para la segunda dosis, que a los que tuvieron el placebo no se los llamó”, aclaró Berra.

La vacuna es la que se producirá en grandes cantidades en Argentina y estará disponible para el primer trimestre de 2021 según los cálculos más optimistas. Mientras, un argentino pone su cuerpo en Sudáfrica para probar una solución que da esperanzas a la humanidad en la lucha contrarreloj contra el temible virus.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram