Wednesday 23 de September, 2020

Exclusivo: el revelador testimonio de la otra víctima del policía acusado por el crimen de Diego Roda en Ituzaingó

Primer Plano Online habló con Emanuel Correa, quien casi un año después del asesinato del comerciante fue baleado por Fernando Grané tras una discusión de tránsito. Detalles escalofriantes de su padecimiento, que lo llevó a estar tres meses internado y una semana en coma.

Emanuel Correa, la víctima del policía Fernando Grané, también acusado de ser el autor del disparo que mató al comerciante Diego Roda

Es la decisión editorial de Primer Plano Online acompañar a las víctimas en su padecimiento y reclamo por justicia. Por eso este medio fue el único presente en la marcha que organizaron familiares, vecinos y amigos de Diego Roda el jueves, para reclamar que se acelere la investigación y hallar a él o los responsables de esa muerte, que aún no cicatriza.

En esa movilización hubo presentes tres personas que tienen un rol fundamental para el avance de la causa. Uno en particular: Emanuel Correa, un joven de 31 años que en julio de 2017 había ido a bailar con amigos y, al regresar a su casa, fue baleado al costado de la tetilla derecha por un efectivo policial que estaba de civil en una discusión de tránsito.

¿Qué tiene que ver ese episodio con el caso de Diego Roda? Quien le disparó a Correa es Fernando Grané, un efectivo de la Policía de la provincia de Buenos Aires sindicado como el autor del disparo que le dio muerte al verdulero, en lo que todo indica fue un caso de gatillo fácil.

Conmovedora marcha para pedir justicia por Diego Roda, el verdulero asesinado en Ituzaingó

Como describió en varios artículos Primer Plano Online, Grané formaba parte de los uniformados que la noche del 12 de septiembre de 2016 perseguían a dos delincuentes que habían robado una camioneta en Caseros y escapaban de la fuerza de seguridad. Rompieron el vehículo y siguieron su huida a pie. En eso se cruzaron con Roda, que salía de la casa de su suegro con su mujer Virginia y el bebé de ambos, Pedro, de apenas dos semanas de nacido.

Allí, por motivos que se intentan determinar, se produjo una balacera hacia el auto del verdulero. Uno de esos proyectiles fue mortal, a punto tal que lo atravesó y también hirió en la mano a su esposa, Virginia. Después llegó todo el intento por reconstruir y describir el hecho, en lo que se supone pudo ser encubrimiento policial. Hay doce efectivos implicados en la causa que investiga el fiscal Marcelo Tavolaro.

La historia de Correa tiene vinculaciones directas con la de Roda pero con una diferencia sustancial: él puede contarla. Emanuel Correa había ido a bailar con amigos al boliche Club Leloir, en Ituzaingó, y a la salida tenían pensado “ir a comer unos patys (sic) a la esquina”. Luego su amigo Leonel, que está en silla de ruedas, se sentó al volante y puso la marcha atrás para salir.

“Este alteradito (por Grané) se asomó al auto de él y lo empezó a agredir. Enseguida bajé yo, porque él está en silla de ruedas y no iba a permitir que nadie lo ataque, y me empezó a atacar a mí. Yo lo conozco del barrio desde antes que sea policía”, narró Correa. Se refiere a Villa Ángela en Ituzaingó, donde viven.

Grané y Correa se pelearon, y se metió para separar Jacqueline, la otra amiga que participó de la marcha del jueves pasado. Pero el uniformado, que estaba de civil, le tiró una piña y le alcanzó a pegar, para luego retirarse. “Cuando al final nos estábamos yendo, él estaba estacionado a dos cuadras, o sea que me estaba esperando. Me bajé del auto para decirle que problema tenía, lo invité a pelear pero no bajaba la ventanilla con vidrio polarizado. Le golpeé el vidrio y ya me estaba apuntando. Me dispara de una en el pecho y, cuando me estoy yendo, me tira otro, que la rozó a ella (por Jacqueline)”, narró en diálogo exclusivo con Primer Plano Online.

Junto a sus acompañantes Correa fue de inmediato al Hospitalito de Brandsen, y al llegar notó algo extraño: gran cantidad de efectivos de la Policía Local, a la que pertenecía Grané. “Se ve que el chavón tiró un radio para avisar que estaba yendo para allá”, estimó. Cuando fue llevado en camilla, sus amigos le contaron que dos uniformados se subieron al auto para sacar el casquillo que quedó en el techo.

Emanuel Correa muestra sus heridas tras el balazo que le disparó Grané y le impactó al costado de su tetilla derecha

Correa permaneció quince minutos en el establecimiento y luego fue derivado al hospital de Haedo, según explicó Jacqueline, quien también precisó que el acusado disparó dos balazos: uno le pegó en el pecho a Emanuel y el otro “rompió la ventanilla del auto en el que yo estaba, que es el de Leonel, y pasa a diez centímetros de mi cara”. Como consecuencia de la cercanía ella tuvo lesiones en la cara, que fueron verificadas por la médica policial.

Correa estuvo tres meses internado para recuperarse, y en el medio una semana la pasó en coma. “Por suerte estoy acá, contándola”, señaló. A la espera de su juicio, que estaba programado para mayo pasado pero se postergó por la pandemia y todavía no tiene nueva fecha de realización, Correa acompaña la causa de la familia Roda. Se enteró por los medios de la vinculación de ambos casos.

Hay un dato alarmante: Grané permanece con arresto domiciliario desde que le disparó a Emanuel, pero el domingo 6 de septiembre, hay testigos que lo vieron “tomando una cerveza” junto a otros jóvenes en el paseo que se conoce como ‘La Montaña de la Cruz’, en la colectora sur de la Autopista del Oeste, en lo que, de confirmarse, implica una clara violación de su prisión.

Jacqueline, Leonel y Emanuel: los tres tiene previsto declarar en el juicio que se realizará en el Tribunal Oral Criminal Nº 3 de Morón, aún sin fecha

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram

Sé el primero en comentar

Deja un comentario