Tuesday 24 de May, 2022

EXCLUSIVO La escalofriante confesión de una joven abusada por su tío y una condena que habilita otra investigación

La víctima padeció las vejaciones en su casa de Merlo, en un terreno subdividido en el que convivía con el depravado, marido de la hermana de su mamá. “Me arruinaste la vida: ya no te tengo miedo”, le espetó la joven en el juicio. La contundencia de su relato fue tal que el ahora condenado fue detenido en el acto.

El juez Humberto González tuvo a su cargo la sentencia: ordenó la detención en el acto del acusado

Otra vez la escuela fue una institución clave para detectar el brutal abuso sexual que padeció una joven víctima. El llamado inmediato a la mamá, la contención de la menor y la recomendación de realizar la denuncia permitieron que una chica que ya es mayor de edad, pero tenía 17 años en el momento en que se quebró, pudiera empezar a salir del infierno en el que estaba inmersa.

El Tribunal Oral Criminal Nº 2 de Morón, integrado de manera unipersonal por el juez Humberto González, condenó a ocho años de prisión y ordenó la detención en el acto de Roberto Carlos Paz, que llegó al juicio en libertad. Los delitos que le imputaron al sujeto fueron los de abuso sexual simple reiterado en nueve hechos en concurso real entre sí y en concurso ideal con el delito de corrupción de menores. Es decir, por haber modificado el normal desarrollo de la sexualidad de una niña.

Los ataques contra la integridad sexual de la víctima fueron cometidos desde su temprana infancia y hasta casi el inicio de su adolescencia cometidos por su tío, marido de la hermana de su mamá, en Merlo. Además de manosearla en distintas partes del cuerpo, besarla y obligarla a que lo toque en la zona genital, el degenerado obligó a la niña a ver películas pornográficas y le expresaba frases tales como “que lindas tetas, como te están creciendo”, “esto lo vas aprender para cuando seas grande” y “vamos a jugar como papá y mamá”.

El fallo, al que tuvo acceso Primer Plano Online, describe que la chica pudo exponer su calvario la última vez que fue vejada, mientras cocinaba en su casa. Es que su tío, que vivía en la parte delantera del terreno y se dedicaba a instalar telefonía y sistema de televisión por cable, le golpeó la ventana y le pidió ingresar para reparar algo de la vivienda. Según el testimonio de la joven, se le acercó, empezó a darle besos en el cuello, y la ella se corrió; la arrinconó, quiso tocarle sus partes íntimas, la víctima se negó y se puso a llorar.

Antes de irse le dijo una frase perversa, similar a la que pronunciaba siempre según narró la víctima: “no voy a hacer nada que vos no quieras”. Ese hecho fue el detonante e hizo que, cuando la joven llegó a la escuela, hable con su preceptora y cuente el drama que sufría desde hacía años. Después de la denuncia hecha por su mamá, el tratamiento psicológico y las pericias de rigor llegó el juicio, en donde el relato de la chica fue de tal contundencia que estremeció.

Con la voz quebrada y mirando a los ojos a su tío le dijo en plena audiencia frases como “me arruinaste la vida”, “ya no te tengo miedo”, con un lenguaje corporal que le permitió exponer su dolor. A punto tal fue lo que se ventiló en el juicio que el fiscal Hernán Moyano pidió un adelanto de veredicto condenatorio, que el juez compartió, y Paz fue detenido en la propia sala de debate. Además, el inicio de una nueva causa para que se investiguen las otras vejaciones padecidas por víctima.

El abogado Hernán Bolinaga, representante legal de la mamá de la menor abusada, espera que se profundice la investigación para que el resto de los abusos que sufrió la víctima se sumen a la pena en un juicio complementario. Es que la denuncia original fue por tocamientos y lo que la chica contó en el debate fue mucho más grave. “Las víctimas tienen sus tiempos para hablar y en su caso fue este momento”, reflexionó. En paralelo, el defensor de Paz apeló el fallo para que sea revisado por Casación.

En la parte resolutiva, el juez Humberto González dispuso que, cuando la sentencia adquiera firmeza, se realice la extracción de muestras biológicas al condenado para obtener el perfil genético y lograr su identificación genética para ser incorporada en el Registro Nacional de Datos Genéticos.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram