Tuesday 26 de January, 2021

EXCLUSIVO: Habla el conductor del vehículo con el que chocó la moto en que viajaba la embarazada que murió en Ituzaingó

Ramón Gauto habló vía telefónica con Primer Plano On Line y relató cómo fue el fatal impacto el domingo de madrugada. “Somos una familia laburante. Estoy muy apenado por lo que sucedió”, expresó. Durante la tarde se presentaron testigos en la fiscalía que aseguraron que la moto no había sido robada sino que se la habían prestado a la pareja.

Muerte de embarazada en Ituzaingó
Franco y Florencia el pasado 6 de enero la pareja había confirmado el sexo del embarazo: esperaban un varón

A Ramón Gauto, al igual que a la familia de Florencia Sánchez y Franco Delgado, la vida le cambió en un instante. Había salido el domingo de madrugada a buscar los últimos elementos que le faltaban para irse a pescar con dos amigos. Es albañil, tiene seis hijos y la economía no le da para irse de vacaciones. Entonces, el único divertimento de descanso que tendría sería esa salida dominical para esparcir la mente. Pero lo que iba a ser una jornada de placer terminó por trasladarlo al infierno en primera persona.

En ese viaje para terminar de acopiar lo indispensable para el paseo se encontró de frente con la moto en la que viajaba la infortunada pareja. «No tuve reacción para ni siquiera esquivarlos: la maniobra y la velocidad del vehículo de dos ruedas hizo imposible cualquier atisbo de acción. Nos encontramos los dos en el medio de la calle y, en el afán de esquivarme, dio de lleno contra la punta del auto”, narró Gauto en un diálogo exclusivo con Primer Plano On Line.

¿Por qué decidió hablar? Porque está amenazado desde el momento del hecho. Su esposa y sus seis hijos debieron mudarse de su casa porque les llegan mensajes de que van a prender fuego la vivienda, incluso la de sus padres. Son vecinos del barrio, los conoce de siempre tanto a la joven pareja como a sus familias. Por eso, el conductor del Astra modelo 2003 asegura que está a disposición de la justicia, que no había tomado una gota de alcohol y también lamenta el incidente que terminó con la chica y el bebé que gestaba fallecidos. En rigor, el único imputado en la causa caratulada como homicidio culposo es el novio de la víctima.

Durante la tarde, fuentes oficiales le confirmaron a Primer Plano On Line que se presentaron testigos en la fiscalía de Gabriela Millán que atestiguaron que la moto en se trasladaban Franco y Florencia no había sido robada sino que se la prestaron. Eso no involucra al conductor del Astra, pero es información que le agrega incertidumbre a la investigación. ¿Hubo falso testimonio de los denunciantes de un ilícito que no existió? Es una arista más que se le agrega a la tragedia. Y también hay furia vecinal contra ese grupo de tres personas que se presentaron en la comisaría como víctimas de un supuesto robo. Por lo pronto, familiares y amigos se aprestan a darle el último adiós a la mujer en medio de una conmoción generalizada en el barrio: será en la cochería Morris, en Potosí y Villegas.

ESCUCHÁ EL TESTIMONIO EXCLUSIVO DE RAMÓN GAUTO, QUIEN MANEJABA EL ASTRA

-¿Cuál es su versión del accidente?

-Yo voy con mi auto en sentido marcha hacia Ituzaingó. La moto viene en sentido entrando al barrio. A la altura de El Chacho y Del Pretal es una calle donde no hay mucha iluminación. De ambos lados, autos estacionados pero no juntos, sino los autos del lado izquierdo mío están más adelante. El que está del lado derecho mío, cuando quiero tirarme hacia el centro de la calle, me encuentro con este muchacho que viene de frente a toda velocidad. Yo el auto lo tenía en marcha, no voy a decir que estaba parado. Este muchacho viene a tanta velocidad que no le dio tiempo a él a hacer una maniobra por lo menos para esquivarme a mí. Automáticamente él, como viene tan en el centro, atina a esquivarme del lado derecho mío, y al impactar salen despedidos hacia mi derecha.

-¿O sea que ellos se cruzan de carril y en la mano contraria impactan contra su auto?

-Claro. En última instancia se ve que el muchacho intenta maniobrar para no pegarme a mí, porque nos encontramos los dos en el medio de la calle, ya que del lado de él también estaban autos estacionados, y venía un auto en sentido de frente a mí. El tema es que la velocidad que uno desarrolla con la moto, y más con un pasajero atrás, no le permite hacer una maniobra brusca, entonces impacta contra la punta de mi auto. Yo sigo con el auto, lo saco de la avenida, doy vuelta a la esquina, lo dejo en el medio de la calle y corro a donde están estos chicos. Y me encuentro con que es un vecino mío. Se imaginan lo que es para mí, el shock que me causa. Y su novia, que la conozco también porque son chicos del barrio. Esto no quiere nadie que le pase. No lo puedo superar todavía.

-¿Y qué hizo una vez ocurrido el choque?

-Corro a socorrer al muchacho. Llevarlo al hospital no podía porque mi auto se había averiado. Pero me quedo en el lugar en shock esperando que venga la Policía. Y cuando llegaron directamente me dijeron ‘subite que vamos a la comisaría’. No me rehusé: fui a la comisaría como cualquier ciudadano al que le pasa una cosa así.

-Tenemos la versión de que lo quisieron linchar en el lugar. ¿Eso fue así?

 

-Sí, me sacó la Policía porque me querían matar. Vino mucha gente a pegarme.

-¿Lo acusaban de ser quien provocó el accidente?

-Claro. Y no es así tampoco. Me tocó ser el conductor del auto en ese momento.

-¿Cuando pasó el choque se presentaron dos personas denunciando que les habían robado la moto?

-A mí me llevan a la comisaría y a los cinco minutos caen tres personas, dos muchachos varones y una mujer. La mujer y uno de los muchachos, siendo dueños de la moto, declaran que le habían robado recién la moto en la plaza del barrio, ‘la que impactó contra tu auto’. ‘Yo tengo fotos de tu auto’, me dice el pibe. Yo quedé en más shock todavía, porque dije esta gente venía escapando o no sé, por eso vienen a alta velocidad.

-¿A partir de esta secuencia la Policía lo libera, le realizan el análisis de alcoholemia y ahí comenzó a recibir amenazas tanto usted como su esposa?

-Exactamente. Yo me quedo en la comisaría haciendo las declaraciones, los papeles, me llevan a hacer el análisis de sangre, me revisan todo, me hacen la alcoholemia. Mucha gente declara que yo estaba borracho y esas cosas pero bueno, la gente va a decir un montón de cosas.

-¿No había consumido alcohol usted?

-No, no había consumido alcohol.

-¿Y de dónde venía o a dónde iba a esa hora de la noche?

-Eran las dos y media prácticamente. Habían venido dos amigos míos que estábamos preparando las cosas para irnos a pescar al río para pasar el domingo, aunque sea un día porque yo soy laburante y no tengo la posibilidad de irme de vacaciones. Me iba a ir un día y me pasa esto.

-¿Hay algo que tenga ganas de decir y que no le hayamos preguntado?

-Si. Para todos los familiares de esta gente que estoy muy lamentado de esto que pasó. No era mi intención hacer una cosa así. Estoy muy mal, en shock, y tengo toda mi familia expuesta a las amenazas que quieren prender fuego mi casa y la de mis padres. Nosotros somos una familia de laburantes, no una familia de mal. Lo único que quiero es que no se metan con mi familia porque ellos no tienen nada que ver. Y decirle a la familia de los chicos que estoy muy apenado por lo que pasó. Lo que sucedió, por más que haya sido un hecho ilícito y que hayan hecho lo que hayan hecho, no se merecen lo que pasó.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram