Saturday 19 de September, 2020

Exclusivo: prisión preventiva para el abogado acusado de extorsionar a las autoridades de una clínica de Morón

Se trata de Ismael Genovese, empleado de la Unidad Fiscal Especializada en Investigación Criminal Compleja (UFECRI), que dirige el fiscal José María Campagnoli. Está implicado en una causa por intentar sacar provecho del supuesto abuso que sufrió una mujer.

A Ismael Genovese le dictaron la prisión preventiva por tentativa de extorsión y por sus antecedentes por el uso de dólares falsos y por certificados truchos con su nombre haciéndose pasar por fiscal

La justicia de Morón dictó la prisión preventiva para el abogado Ismael Genovese, involucrado en la tentativa de extorsión, tal cual la calificación legal del caso, en contra de las autoridades de la Clínica Agüero, de Morón.

Asimismo, dos de las personas involucradas en la trama fueron excarceladas: se trata de la mujer que denunció por supuesto abuso sexual a un médico del establecimiento sanitario, y su marido, que habían resultados aprehendidos en el momento del hecho. Mientras, el suegro de la joven quedó en libertad y, por el momento, no hay elementos que modifiquen su situación legal, más allá de estar implicado en la trama.

Fuentes judiciales informaron a Primer Plano Online que Genovese quedó arrestado por la expectativa de la pena del delito que se le imputa, y porque además tiene otras causas penales en curso. El agravante es que forma parte de la plantilla de empleados de la Unidad Fiscal Especializada en Investigación Criminal Compleja (UFECRI), que dirige el fiscal José María Campagnoli. Se desempeña como escribiente y tiene domicilio en Burzaco.

Una de las causas se originó en Neuquén, más concretamente en la ciudad de Zapala, cuando intentó “pasar dólares falsos” para un realizar un pago. Fue a principios de marzo, poco antes del inicio de la cuarentena. La otra causa fue tras una denuncia hecha por el propio fiscal Campagnoli. ¿El motivo? Genovese se había hecho imprimir unos certificados con su nombre, en los que se hacía pasar como fiscal.

“Actualmente está suspendido por el procurador general, Eduardo Casal, con un sumario en curso que seguramente terminará en su cesantía definitiva. No cobra su salario”, confirmó una fuente de la Procuración consultada por este medio.

Genovese es el sujeto que negoció en persona un pago de cuatro millones de pesos, según consta en la investigación, con las autoridades de la clínica moronense para que el supuesto abuso sexual contra la mujer no trascienda en los medios. Lo que resta establecer es si la mujer que denunció el abuso inventó la historia o fue doblemente víctima: por un lado del médico y por el otro del abogado, que le indicó que ese era el mejor camino a seguir. “Las dos causas son conexas y están en plena etapa de investigación, con medidas de prueba”, contó un investigador a Primer Plano Online.

La mujer que denunció el supuesto abuso y su marido: ambos fueron excarcelados pero siguen siendo investigados

Todo se originó cuando la joven acudió al Instituto Médico Agüero el pasado 15 de junio por una descompostura estomacal y fue atendida en la guardia. El médico que la atendió le recetó medicamentos, pero como no mejoró volvió a hacerse ver ese mismo día. Allí, el profesional que la asistió le recomendó que se aplique una inyección de Diclofenac, y que regresara al consultorio para “hacerle masajes y destrabarle el nervio ciático”, según la información brindada por fuentes judiciales. Pero de repente la mujer salió a gritos del lugar, denunciando que había sido abusada por el médico, de 33 años y nacionalidad boliviana.

Sin embargo, la historia tomó otro cariz cuando la abogada de la clínica recibió un llamado telefónico de Genovese, que se presentó como “fiscal federal” y que se acercaría en horas de la tarde para arreglar el tema “monetariamente”. Allí, el establecimiento sanitario denunció penalmente el caso, y la representante legal habló de que estaba siendo extorsionada para poner “cuatro millones de pesos” para evitar que la demanda avance.

Desde entonces, lo sabido: la el fiscal de Morón Walter Leguisamo ordenó a policías de la seccional 1ª de Morón, a cargo del comisario Omar Méndez, un operativo encubierto y a las autoridades de la clínica acordar con los extorsionadores hora y lugar para el pago. Los efectivos policiales montaron un operativo encubierto, se disfrazaron de médicos y enfermeros y los terminaron arrestando cuando se hizo el pago.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram