Saturday 16 de January, 2021

EXCLUSIVO-El suspendido fiscal Jons rompe el silencio con durísimas acusaciones en contra de Nieva Woodgate, su superior

En una entrevista telefónica con Primer Plano On Line, el funcionario sospechado de faltas graves y delitos dolosos explica su verdad del procedimiento que se le sigue en La Plata y que podría terminar con su destitución del cargo.

Fiscal Alejandro Jons
Durísimas declaraciones del suspendido fiscal Jons contra su jefe, Federico Nieva Woodgate

El fiscal Alejandro Jons “viene siendo objeto del encarnizamiento y acoso laboral más persistente de que se tenga memoria por parte de la Fiscalía General de Morón, por haber sido denunciante del Sr. Fiscal General y Peticionante de su juicio político por dicha causal”. Ese es uno de los tramos salientes de las 105 páginas que el suspendido funcionario judicial presentó a modo de defensa ante el Tribunal de Enjuiciamiento de jueces y fiscales en La Plata, organismo que, como anticipó Primer Plano On Line, admitió la acusación en su contra y dejó abierto el camino para el juicio político que aún no tiene fecha.

El representante del Ministerio Público está acusado por dos causas según la denuncia elevada por la fiscal general adjunta Karina Iuzzolino. En la primera se lo responsabiliza por no haber tomado declaración a una menor de edad víctima de abuso sexual en 2004. En esa presentación se acusa a Jons por haber omitido hacer constar en actas de la instrucción la parte del relato en la cual se hace referencia al abuso sufrido por una de las mujeres denunciantes. Según lo que refiere el suspendido funcionario, la chica por temor o por vergüenza nunca expresó el abuso durante la instrucción y sí lo hizo en el juicio.

La otra acusación en contra de Jons refiere a una causa mucho más compleja, en donde hay un entramado de denuncias impulsadas por personas que están condenadas y en prisión por una salidera seguida de muerte contra Analía Aguerre, una vecina de Merlo, y pergeñada, según el criterio del fiscal, por el abogado Rubén Darío Parnisari, que fue echado de la Policía bonaerense y se dedicó a defender a personas imputadas en delitos graves. “Lo que llama la atención es que estas personas fueron llevadas a juicio por la Fiscalía, fueron condenadas por tres jueces de Morón, la sentencia fue ratificada en el Tribunal de Casación Penal de la Provincia de Buenos Aires, y ellos alegan que son inocentes pero al día de la fecha están presos”, alega el fiscal a modo de defensa.

Pero lo más impactante del testimonio exclusivo de Jons a Primer Plano On Line es el referido a su jefe directo, el fiscal general de Morón Federico Nieva Woodgate, a quien acusa, como se señala en el primer párrafo del artículo, de persecución manifiesta contra él. Pero también lo señala como “autoritario”, y sobre quien expresa una opinión explosiva: “digamos que sería parte de lo que se llama la pata civil con la cual la dictadura contó para ser cómplice de todos los temas que se cometieron”.

ESCUCHÁ EL AUDIO DE LA NOTA DE PRIMER PLANO ON LINE AL FISCAL JONS

A CONTINUACIÓN LA DESGRABACIÓN DE LA ENTREVISTA COMPLETA CON ALEJANDRO JONS:

-¿Cuál es su lectura de la suspensión que determinó el Tribunal de Enjuiciamiento y de su juicio político que podría ser en abril próximo?

-Nadie está hablando de fechas todavía, porque el procedimiento exige una serie de pasos. Lo que se hizo fue una admisión, por parte del jurado, de la viabilidad de llevarme a juicio, eso es correcto. Mi posición está reflejada en una extensa defensa que hice con la letrada que lleva adelante mi defensa. Mi posición respecto de los dos hechos es, en cuanto a la primera acusación, de no haber insertado una declaración testimonial que prestó una víctima de un abuso sexual, a la cual le recibí declaración al menos tres veces en compañía de su madre porque era menor de edad en ese momento, y posteriormente se sometió a pericias psicológico-psiquiátricas, y en ningún momento mencionó un hecho que lo termina denunciando en el juicio oral. En el transcurso de la investigación que yo llevé adelante procedí, mediante la intervención de un comisario en actividad en ese momento, a la detención de un policía en actividad en ese momento, quien quedó detenido a disposición del juzgado y de la Fiscalía. La causa fue elevada a juicio, la persona fue puesta en libertad por una resolución de la cámara y, finalmente, en la segunda jornada del juicio se profugó y está en esa situación hasta este momento.

En cuanto al segundo delito que se me imputa, tiene que ver con la acusación que me formulan tres personas, dos masculinos y una femenina, que fueron condenadas por tribunales orales, tanto el 1 como el 6 de Morón, por una causa de homicidio criminis causa robo agravado, que yo oportunamente elevé a juicio y que el abogado de la defensa, Rubén Parnisari, eligió como estrategia de defensa, que finalmente le salió muy mal porque todos sus asistidos fueron condenados a penas de 15 a 25 años de prisión, en el juicio oral decir que la Policía y la Fiscalía, en este caso yo, éramos una especie de confabulación en contra de ellos y que todos ellos son inocentes. Lo que llama la atención es que estas personas fueron llevadas a juicio por la Fiscalía, fueron condenadas por tres jueces de Morón, la sentencia fue ratificada en el Tribunal de Casación Penal de la Provincia de Buenos Aires, y ellos alegan que son inocentes pero al día de la fecha están presos.

En cuanto al abogado Rubén Darío Parnisari, que también me acusa de situaciones insólitas, es un ex policía, exonerado de la Bonaerense, el cual después se recibió de abogado y tiene varias denuncias en la justicia nacional y sanciones, por haber tenido comportamientos de este tipo, como el que dice que yo llevé adelante. A mi criterio, y lo dejo en claro en mi defensa escrita, se demuestra cómo lo que se fue construyendo es una especie de historia sobre hechos que ya estaban plasmados en el expediente. Y toda esta investigación fue llevada adelante por la Fiscalía General de Morón, que serían mis superiores jerárquicos, que es el fiscal general Federico Nieva Woodgate, con quien yo tengo una enemistad manifiesta desde hace años. Él me ha planteado cuanto menos 15 sumarios y distintas causas penales, yo le pedí dos veces el juicio político a él, una de esas situaciones está por resolverse, él también me pidió dos veces el juicio político de la mano de alguno de sus adjuntos, pero en definitiva la decisión fue de él. Y el doctor Nieva Woodgate es una persona que fue nombrada en la época del proceso como juez de Lomas de Zamora y como fiscal general en el año ’79, en plena dictadura, es una persona autoritaria, que se maneja jerárquicamente y las personas que están debajo de él no pueden pensar de otra manera que no sea con su criterio, por eso yo tuve un enfrentamiento en su momento, porque él no aceptaba la libertad de criterio con la cual yo me manejaba en los juicios orales cuando era fiscal.

-Usted en su defensa argumenta que “viene siendo objeto del encarnizamiento y acoso laboral más persistente de que se tenga memoria por parte de la Fiscalía General de Morón, por haber sido denunciante del Sr. Fiscal General y Peticionante de su juicio político por dicha causal”. ¿Se considera un perseguido?

-Yo lo que relato son los hechos. Lamentablemente, nunca hubo una oportunidad con mi jefe de tener una conciliación o un respeto de las distintas posiciones que cada uno tenía. Él es un superior mío, pero eso no impide que yo tenga mi criterio personal, con cosas que él, en la mayoría de los casos, no acepta. Él quiere que se piense de una única manera, y eso a mí no me convence. Ha habido problemas a raíz de eso, y se generó, como en todo ámbito laboral, una situación de tensión. Esto que yo decía de los sumarios y las causas penales, que algunas son ridículas, no es un invento, tanto es así que los últimos cinco sumarios fueron directamente archivados, por la arbitrariedad con la que se maneja. Esto es coherente con el origen de esta persona: es una persona de 81 años, que fue nombrada en ambas oportunidades por el proceso militar, y digamos que sería parte de lo que se llama la pata civil con la cual la dictadura contó para ser cómplice de todos los temas que se cometieron. Y concretamente, en el Tribunal de Enjuiciamiento, está acusado de ser cómplice de la desaparición y posterior muerte de una persona de apellido Georgiade.

-¿Cuáles son esas líneas de pensamiento que quiere imponer Nieva Woodgate?

-Que las personas que estamos por debajo de él tenemos que tener un pensamiento único y siempre tendiente a lo que se llamaría la mano dura. Que la Fiscalía, de alguna manera, si bien somos procesalmente un parte, tenga un criterio acusador ciego. Pero nosotros lo que tenemos que hacer es observar la prueba, analizarla y, según el criterio del fiscal que interviene en cada uno de los casos, actuar en cuanto a su criterio razonado, no arbitrario. Si uno tomara una decisión que no tiene sustento racional se declararía la nulidad tanto de una acusación como de una elevación a juicio o de una detención.

-¿Cree que tiene chances de defenderse en el juicio político o esto ya es cosa juzgada?

-Mire. Si no tomé una decisión en otro momento es porque confío que en algún futuro la razonabilidad se va a imponer sobre la base de mi defensa. Lo que uno tiene que tener para analizar cualquier procedimiento es sentido común, y si alguien analiza las tres situaciones que yo le planteé de la menor que fue víctima en una causa en la que yo llevo a juicio a una persona detenida, que era un comisario en actividad, y en la otra situación, en la cual gracias a mi elevación a juicio y a la prueba que yo llevé adelante las personas terminan condenadas, eso sumado a la arbitrariedad en la investigación de estas causas que llevó adelante la Fiscalía General de Morón, a mi modo de ver tiene que terminar en una declaración de falta de responsabilidad mía sobre la base de la no credibilidad de las personas que me acusan.

-Pero algo tiene que haber tenido en consideración el Tribunal de Enjuiciamiento para declarar la admisibilidad del juicio político en su contra…

-Si, por supuesto. Pero la admisibilidad no significa que esté firmada una condena, si no se violaría el principio de inocencia. Y los tribunales están preparados para llegar a una instancia de juicio y tomar una decisión. Por eso llegar a un juicio político no significa que uno esté condenado de antemano. Hay infinidad de funcionarios judiciales que son absueltos o rechazadas las acusaciones. No es que siempre se termina en condena. El resto de los comentarios que puede haber o los opinólogos eso uno no lo puede evitar.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram

1 Comentario en EXCLUSIVO-El suspendido fiscal Jons rompe el silencio con durísimas acusaciones en contra de Nieva Woodgate, su superior

  1. Me pregunto q sentirá la familia de la mujer q asesinaron los dos delincuentes condenados cuando se encuentran con el juego perverso e inmoral de una persecución política al fiscal q los llevo a juicio. Bastaba con mirar la nota pauperrime q les hizo la nata para comprender q sus argumentos de inocencia son payasadas. El fiscal Jons, a quien conozco hace muchos años, es de las personas más honestas y comprometidas con su tarea q conocí en mi vida. Lamento profundamente q se le siga haciendo el juego a los sujetos del poder q lesionaron los derechos humanos.

Los comentarios están cerrados.