Thursday 5 de August, 2021

EXCLUSIVO Tres Fiscalías de Morón unificaron causas y lograron la detención del narco más buscado de Hurlingham

Los investigadores creen que se trata del líder de la organización delictiva que hace un par de meses disparó con una metralleta contra una casa e hirió a una menor de seis años. Los frondosos antecedentes del detenido y los lazos con un violento clan que incluye a menores de edad.

Sergio Rodolfo Arrascaeta, alias 'Rengo', protagonista de una serie de violentos hechos delictivos que derivaron en su detención

Luego de una investigación de varios meses que incluyó la unificación de causas de tres fiscalías del Departamento Judicial Morón, la Policía logró anoche la detención de un peligroso jefe narco cuya base de operaciones estaba en Hurlingham y que tenía en su haber una multiplicidad de causas por amenazas e intimidaciones cometidas con armas de fuego. Entre otras cuestiones de resonancia pública, le adjudican la feroz balacera a tres viviendas de Villa Tesei en la que resultó herida una menor de seis años.

Fuentes judiciales confirmaron a Primer Plano Online que el sujeto arrestado por agentes de la DDI Morón es Sergio Rodolfo Arrascaeta, conocido como ‘El Rengo’, sobre quien pesaban por lo menos cuatro órdenes de captura por diversos hechos delictivos, entre los que se encuentran balazos a personas que supuestamente intentaban confrontar con la organización narco que lideraba para controlar la venta de drogas en Hurlingham.

Las diversas investigaciones estaban radicadas en la Fiscalía Nº 9, especializada en temática de estupefacientes y bajo la órbita de Antonio Ferreras y Ezequiel Lovillo, y en las UFI Nº 5, cuyos responsables de las pesquisas fueron Marisa Monti y Claudio Oviedo, y de la 8, a cargo de Adriana Suárez Corripio y Fernando Siquier Rodríguez, respectivamente.

Son varias las causas acumuladas en contra del sujeto, que según un investigador “estaba pasando de castaño a oscuro”. Amenazas, disparos con armas de fuego entendidos como intentos de homicidio y una manera de imponer condiciones por la fuerza terminaron por hacer desandar un camino judicial que coordinó acciones para lograr el arresto. Es que, a lo largo de un año y medio, hubo casi diez allanamientos que habían dado resultados negativos. Léase, no lo encontraban, pero el sujeto seguía estando en Hurlingham. Todo cambió con la designación de la DDI para investigar el caso, cuyos especialistas abrieron un nuevo panorama y lograron dar con él.

LA SAGA DEL ‘RENGO’

Hay una secuencia de hechos violentos por los cuales Arrascaeta tenía pedido de captura. Haciendo una línea temporal, el primero de ellos fue el 1 de febrero de 2020. Aquella noche, en la calle Mariano Acha al 1.600, el ‘Rengo’ a bordo de un Citroën C4 bordó con otro auto como apoyo, interceptó a un sujeto en la calle al que, previo insultar, lo baleó en una pierna. Sus cómplices del otro coche bajaron corriendo y completaron el ataque con una golpiza.

Ya en junio de ese año la justicia le computó dos hechos. El día 17 de ese mes personal policial se presentó en su vivienda de la calle Diego de Carvajal, entre Cafayate y Maestra Rodríguez, para ejecutar un allanamiento ordenado por el Juzgado de Garantías Nº 3 en una causa por venta de drogas al menudeo. Arrascaeta no estaba pero sí le secuestraron gran cantidad de envoltorios de cocaína lista para su comercialización. A solicitud de la UFI Nº 9 quedó pendiente su captura.

Once días después (28 de junio de 2020) el ‘Rengo’ fue personalmente a una vivienda de la calle Hernando de Lerma al 500, en Villa Tesei para amenazar a la pareja que vive allí. A los gritos desde la vereda destiló todo tipo de insultos intimidatorios y dejó la promesa de que les iba a matar al hijo, todo con un arma en la mano. El sujeto disparó al menos dos veces contra el auto de las víctimas: les destruyó el parabrisas y se dio a la fuga.

Hay por lo menos dos hechos más judicializados del ‘Rengo’ y parte de su familia. Uno de ellos sucedió el 23 de septiembre del año pasado, el hermano menor le disparó a una mujer con la que había mantenido una discusión. Sucedió en una vivienda de la calle Diego Carvajal entre Rosales y Cafayate, de Villa Tesei, aunque el tiro fue desviado por otro sujeto presente en el lugar, y terminó impactando en el suelo, lo que hizo que el menor atacante se provocara una herida a sí mismo.

Sin embargo, el ‘Rengo’, salió furioso de adentro de la casa para defender a su hermano con una ametralladora, con la cual apuntó a la mujer y la amenazó con que la iba a matar. “Esto no va a quedar así, los voy a matar a todos”, fue su intimidación según indica el expediente judicial. Posteriormente, la casa de la mujer fue baleada con una secuencia de tiros que no podían provenir de otra arma que no fuera una ametralladora.

Tras un llamado al 911, un móvil de la comisaría 1ª de Hurlingham persiguió al auto en el que se movilizaba Arrascaeta tras el ataque pero pudieron ubicar el rodado y no al prófugo, que una vez más logró burlar a la fuerza. Curiosamente, en el auto, un Chevrolet Corsa, el ‘Rengo’ había dejado abajo del asiento del lado del acompañante doce vainas servidas, todas ellas de calibre 9 milímetros. Pero no el arma.

Por ese dato de la ametralladora los investigadores están convencidos que Arrascaeta y su clan son los responsables del tiroteo en el que resultó herida la pequeña Abril Galarza (6) la noche del 21 de abril pasado. Aquella noche, dos sujetos frenaron una moto sobre la calle Poeta Risso (paralela a la avenida Pedro Díaz), en dirección al interior del Barrio Roma II, y dispararon un total de 22 balazos. Todas las vainas recogidas en el lugar eran de calibre 9 milímetros y, por el tiempo en que se ejecutó la acción, no había manera que no sea en un arma de ese tipo. 

Operaron a la nena baleada en Hurlingham y lograron extraerle la bala: “ya pasamos la desgracia”

Por último, el sábado pasado el hermano menor de Arrascaeta atacó a un joven paraguayo de 21 años que retornaba a su casa de Hurlingham de jugar al fútbol, lo apuntó con un arma y le dijo “estás robado”, para luego dispararle en un pie. La víctima logró correr hasta el puesto policial ubicado en Camargo y Atuel para pedir ayuda. Al narrar a los agentes qué le había ocurrido reconoció a ‘Pipo’, el más chico del clan, como su atacante.

“Se trata de un clan familiar con manejo territorial por la venta de drogas al menudeo que está vinculado a robos, el uso de armas como forma de imponer el terror y el uso de soldaditos menores de edad para la comercialización”, precisó otro investigador consultado por Primer Plano Online. El juez de Garantías Nº 1 de Morón, Alejandro Lagos, dio la orden para el allanamiento concretado anoche que terminó con la captura del ‘Rengo’.

Junto a él cayó también anoche Lucas Sequiera, quien también tenía pedido de captura por la venta de drogas al menudeo. Mientras el menor de los Arrascaeta permanece prófugo y el padre de ambos está imputado por facilitar la vivienda para concretar los ilícitos.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram