Thursday 5 de August, 2021

EXCLUSIVO Volvieron a detener al violento que le incendió la peluquería a su expareja en Ituzaingó: la seguía amenazando

Hernán Alejandro Maña había sido arrestado en enero pasado pero recuperó la libertad debido a que el delito del cual estaba acusado era excarcelable. Días sin dormir, llamadas intimidatorias y hasta gallinas muertas con pochoclos y velas en la puerta de la casa, el drama de la víctima de violencia de género.

El drama de Viviana Villalba: entre el incendio en su peluquería y las amenazas que siguió sufriendo tras la liberación de su agresor

Información exclusiva de Primer Plano Online: volvieron a detener a Hernán Alejandro Maña, el violento que le incendió la peluquería a su expareja en pleno centro de Ituzaingó. El sujeto había sido arrestado a mediados de enero pasado pero liberado a los pocos días, y seguía amenazando e intimidando de diversas formas a la víctima, Viviana Villalba. Ahora, un tribunal de alzada revocó esa decisión de dejarlo libre y ordenó su inmediato arresto.

Maña fue arrestado en el domicilio de la avenida Belgrano al 3.800, en Sarandí, lugar que había fijado como residencia ante la justicia

Según pudo confirmar Primer Plano Online, los jueces Diego Grau, Fernando Bellido y Fabián Cardoso, de la Sala 1 de la Cámara de Apelaciones en lo Penal de Morón, le dieron curso a la apelación presentada por fiscal Ana María Rueda y el abogado particular de la mujer violentada, Pablo Testa. Ambas partes habían recurrido el fallo del juez de Garantías Jorge Rodríguez, quien le otorgó la excarcelación a Maña el 22 de enero pasado.

Es más: el dato alentador para la víctima es que el caso originalmente había sido calificado como incendio simple y para la Cámara se trató de un “incendio agravado, porque puso en peligro la vida de personas”. Además, fue cometido de manera intencional, con lo cual la pena en expectativa para el responsable es de 3 a 15 años de prisión, cuando la primera imputación era de 3 a 10 años de cárcel.

Para los magistrados intervinientes, «la sola circunstancia de advertir que en la planta alta del local donde se produjo el siniestro se ubica una vivienda particular con personas cuyas vidas fueron puestas en peligro, ajenas en su totalidad a la conflictiva aquí ventilada y a quienes no los afectó ya que dicho incendio no se extendió», indica lo temerario del hecho delictivo y violento consumado por Maña. Además, por haberse cometido en un contexto de violencia de género.

El arresto de Maña fue ejecutado por oficiales pertenecientes a la DDI Morón, a cargo del comisario Dante Pérez Bianchi, en el domicilio de la avenida Belgrano al 3.800, en Sarandí, lugar que había fijado como residencia ante la justicia. “Cuando esté muerta no voy a poder pedir ayuda”, había expresado la mujer en un video que compartió con las y los lectores de Primer Plano Online al enterarse de la liberación del acusado. Su clamor fue oído por la justicia.

Según pudo saber este medio, los integrantes del tribunal de alzada escucharon en persona el padecimiento de la mujer el pasado 9 de abril y recopilaron las pruebas reunidas en el expediente judicial. Allí supieron que la violencia de Maña hacia Viviana no sólo que jamás cedió sino que hasta se agravó. La peluquera pudo reabrir su comercio en diciembre y volver a trabajar pero sin continuidad laboral, dado que pasa varios días sin dormir pensando en que ese hombre con el que estuvo en pareja durante un tiempo va a aparecer en su casa a matarla.

Recibió, en las últimas semanas, intimidaciones de diversa índole. La última la descubrió en el amanecer, cuando salió a la puerta de su casa de Castelar y se encontró con gallinas muertas con pochoclos y velas a su alrededor. Siempre recibía también llamadas telefónicas a los que responde y nadie habla del otro lado, con la particularidad de que si atiende pero no habla el aparato le devuelve una respiración silenciosa.

Algo así como una paranoica manera de controlar los movimientos de una víctima de violencia. La sospecha de ella es que el acosador pretendía saber en dónde estaba (para quizá volver a atentar contra su casa o su comercio) y hacerle saber que le intentaba controlar los movimientos.

Maña quedó filmado por la cámara de su comercio cercano mientras bajó de su camioneta y prendió fuego intencionalmente el local de la calle Medrano al 100, entre 24 de octubre y Rivadavia, de Ituzaingó, donde Viviana Villalba tiene la peluquería. Desde entonces, cuando el caso se hizo visible, la mujer está con medicación psiquiátrica y tratamiento psicológico para intentar salir adelante.

“La vemos cada vez peor, su deterioro es notable. Esperemos que este tipo preso ayude para que ella salga un poco adelante”, contó Patricia, la hermana de la víctima, a Primer Plano Online. Quizá con esta determinación judicial pueda comenzar a vivir de nuevo. 

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram