Saturday 3 de December, 2022

El extraño robo a plena luz del día en El Palomar: logística y velocidad para llevarse una cifra millonaria

Ocurrió en la intersección de Derqui y Magdalena, y las víctimas fueron dos ingenieros civiles de 23 y 24 años que se dirigían al barrio Pro.Cre.Ar a llevar dinero en efectivo para el pago de viáticos al personal contratado para las obras. Las sospechas en torno a la investigación y las dudas sobre la mecánica de una empresa contratada por el Estado que traslada dinero en autos particulares.

El Peugeot 208 abandonado por los delincuentes tenía pedido de secuestro por haber sido robado en Lanús

Por estas horas, un extraño robo concentra la atención de las autoridades policiales y judiciales de Morón. Fue un golpe millonario, y ejecutado con una logística envidiable porque salió a la perfección: casi sin ensuciarse los dedos, seis delincuentes escaparon con una cifra que aún no fue esclarecida pero que seguro supera el millón de pesos.

Ocurrió en la intersección de Derqui y Magdalena, de El Palomar, y las víctimas fueron dos ingenieros civiles de 23 y 24 años que se dirigían al barrio Pro.Cre.Ar a llevar dinero en efectivo para el pago de viáticos al personal contratado para las obras.

Según logró reconstruir Primer Plano Online con fuentes de la investigación, todo comenzó a partir de un choque a propósito en la mencionada esquina. Por un lado, un Chevrolet Onix color blanco en el que se trasladaban las víctimas. Por el otro, un Peugeot 208 borravino, del cual bajaron dos ocupantes armados tras la colisión.

Pero eso no fue todo: detrás del Onix había tres motos, cuyos conductores estaban con cascos colocados. La distribución de tareas fue simple: primero les sacaron las llaves del coche, luego le dieron un golpe a la luneta del vehículo con un objeto contundente para abrir el baúl, en donde sabían que estaba el dinero.

La banda tomó las cajas con los billetes, subió a las motos y escapó. Todo en menos de un minuto, con cascos y guantes, con las víctimas sentadas en el auto inmóviles y una fuga organizada en dirección a Capital Federal, también por Acceso Oeste.

“Era dinero destinado al pago de viáticos para empleados que trabajan para la empresa Tecma”, precisó un investigador consultado por este medio. Después de cometido el hecho, la Policía pudo constatar que la patente del Peugeot 208 en el que circulaban los ladrones era apócrifa: el vehículo tenía pedido de secuestro activo por haber sido robado en Lanús.

Es todo muy extraño: en la era de la tecnología una empresa contratada por el Estado haciendo traslados de dinero a manos de dos personas que, en principio, no deberían estar cumpliendo esa tarea por su condición de ingenieros civiles. Además, sin ningún tipo de seguridad o protección y un plan diseñado para concretar a plena luz del día y en una zona de alto tránsito.

Las sospechas y los interrogantes en torno a la investigación son muchas. Lo que está claro, en principio, es que no se trató de un robo más. El caso está en manos de la fiscal Adriana Suárez Corripio, de la Fiscalía Nº 8 de Morón.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram