Friday 15 de January, 2021

Fábrica Rousselot en Hurlingham: una crisis ambiental sin final que cada día destroza un poco más la calidad de vida de los vecinos

El programa periodístico Primer Plano Recargado reunió a vecinos que padecen los olores nauseabundos que emana la empresa, al defensor del Pueblo bonaerense y al director de Fiscalización comunal para analizar un padecer ya histórico que no tiene miras de solución.

Vecinos fábrica Rousselot
Los vecinos que padecen a la fábrica Rousselot exigen respuestas de la provincia y de la justicia

Vivir con olores nauseabundos por más de un cuarto de siglo bien podría ser el título de un libro que escriban los vecinos de Villa Tesei, protagonistas involuntarios de un padecer que parece no tener fin por las promesas incumplidas de la empresa de capitales holandeses radicada en Hurlingham, y que produce sin la menor consideración por el cuidado del ambiente.

Desde que sumió en el cargo, el intendente Juan Zabaleta tomó el reclamo de los habitantes de la zona y se puso al frente, intimando a la firma a realizar las obras que eviten la emanación de olores tóxicos e inhalables. En dos años hubo clausura, multa de un millón de pesos, múltiples reuniones con autoridades locales, provinciales y nacionales pero no pasó nada. Y todo sigue igual. Al punto de que la situación llevó al jefe comunal a expresar que siente que lo están “tomando de tonto”.

Ahora, tomaron intervención directa en el conflicto irresuelto la Autoridad del Agua y el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible y hasta el defensor del Pueblo bonaerense, Guido Lorenzino. Pero la empresa no sólo demora las obras anunciadas sino que además canceló el diálogo con los vecinos. Mientras, la justicia federal no toma decisiones concretas y el Municipio aguarda por lo que podría ser un golpe final: cesar en la habilitación para que la firma continúe con sus operaciones.

Anoche, el programa periodístico Primer Plano Recargado realizó el análisis exhaustivo de la crisis ambiental que involucra la falta de controles y la impunidad de una multinacional que hizo lo que quiso durante casi tres décadas, y que con su actitud destrozó la calidad de vida un vasto sector de la población de Hurlingham.

Hablaron los vecinos Oscar Cragno, Carmen y Humberto Roca, el defensor del Pueblo bonaerense, Guido Lorenzino, y el director general de Fiscalización, Control y Habilitaciones del Municipio de Hurlingham, Javier Fernández. Cada uno con sus razones, dejó en claro que el drama no tendrá solución en el corto plazo.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram