Friday 27 de November, 2020

Familia denuncia que le usurparon una casa quinta en Libertad y ya lotearon el terreno

A principios de abril, con el inicio del aislamiento por la pandemia de coronavirus, un grupo de personas irrumpió en la vivienda, que contaba con un sistema de alarmas que nunca sonó. Es más: hasta los usurpadores vendieron luego parte de la propiedad y metieron más gente a vivir allí.

La familia usurpada asegura que en la quinta sacaron todos los árboles que había, dividieron el terreno y los ocupan llevaron a más gente a vivir

Valeria Cabrera es la propietaria de una casa quinta ubicada sobre la calle Carriego, entre Costa Rica y Panamá, en la localidad de Libertad, partido de Merlo. Su papá, Roberto José Cabrera, falleció a finales de marzo, justo cuando se iniciaron las medidas de aislamiento por la pandemia de coronavirus. Desde entonces a la familia, que vive en el sur del conurbano, se le complicó ir a la casa. Por un lado, a causa del duelo; por el otro, la cuarentena.

Pero a principios de abril, la mujer recibió un llamado telefónico que le agregó dramatismo al dolor familiar. “Me llamó un vecino de la quinta para preguntar si nosotros habíamos vendido o habilitado que gente ingrese a la casa. Obviamente dijimos que no y ahí empezó todo”, describió Cabrera. ¿Qué había pasado? Efectivamente, sin mediar palabra, entre cinco y seis personas llegaron un día, rompieron el candado de ingreso y se metieron. La alarma de la empresa ADT, empresa que tenían contratada, nunca sonó y nadie explicó por qué.

“Cuando nos enteramos, la esposa de mi papá se presentó en el lugar con la Policía para saber qué estaba pasando. Ahí salió esa gente y mostró un boleto de compra y venta. Entonces, los efectivos le sugirieron que vaya a hacer la denuncia”, contó Valeria. Pero, desde entonces, la familia Cabrera nunca más pudo volver a su quinta, que está usurpada y encima parcelada.

Sí: los ocupas subdividieron el terreno y metieron a más personas a vivir allí, ante la preocupación vecinal, que se queja de la situación en medio de la cuadra. El caso está judicializado: a Valeria le tomaron declaración y también al resto de su familia. Ellos presentaron la escritura original de la compra del predio, pero todavía no hay ninguna resolución. Es más: hace pocos días los vecinos vieron cómo los ocupantes ingresaban una casilla. “Vendieron la tierra”, sospechan en la cuadra.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram