Thursday 20 de January, 2022

Hace once días familias del Barrio Aeronáutico están sin agua: protestaron y de repente empezó a salir de las canillas

Ayer, mientras hacían público su reclamo, apareció un camión cisterna para repartir entre vecinas y vecinos. Las autoridades del lugar aducen problemas con las bombas centrífugas.

El camión cisterna que llegó ayer al barrio para abastecer con agua a las familias

Desde el 22 de octubre las familias que habitan el Barrio Aeronáutico de El Palomar están sin agua y sin explicaciones concretas sobre la carencia de ese servicio esencial. Por ese motivo cortaron ayer la calle de ingreso a la barriada a modo de protesta para visibilizar su problemática.

“Aducen que hay una bomba centrífuga que se rompió y que no tienen los recursos para reemplazarla”, contó a Primer Plano Online uno de los habitantes del lugar, que prefiere resguardar su identidad para no sufrir represalias de las autoridades del barrio, cuya administración pertenece a la Fuerza Aérea.

Curiosamente, luego de la manifestación apareció en el lugar un camión cisterna para que la gente se acerque a cargar agua en baldes y bidones para llevarse a sus viviendas. Incluso ayer mismo, luego de eso, empezó a salir algo de fluido de las canillas. “Yo tengo a mi hijo que vive a unas cuadras y me tengo que ir hasta su casa a bañarme. Es una vergüenza”, agregó el vocero de la queja vecinal.

Las 324 unidades habitacionales que existen en el predio abonan en promedio, además de alquiler y expensas, $5.000 de suministro eléctrico, que debería permitir que las bombas para abastecer al barrio no tengan inconvenientes. Y que, en caso de sufrirlo, puede ser reparado con la velocidad que exige la falta de algo tan esencial para la vida.

Cabe señalar que en esa barriada viven menores de edad, personas ancianas, discapacitadas, cuyas necesidades básicas están incumplidas por no contar con el servicio hace once días. Ni hablar de la ola de calor que se desató la semana pasada en gran parte del país, con temperaturas que superaron los 30 grados.

“No podemos siquiera eliminar los desechos de los inodoros a la cloaca por no contar con algo elemental para descartar los fluidos y desechos biológicos humanos, ni lavar la ropa, cepillarse los dientes, hervir agua para las pastas. Esto es inhumano”, completó el vecino, que también reveló que la empresa AySA no puede intervenir porque para la operadora estatal ese predio figura como un baldío.

Ante el reclamo a las autoridades del barrio, la respuesta del vicecomodoro Ricardo Barreto fue prohibir el lavado de autos, el llenado de piletas y el riego. Curiosa contestación: nadie puede hacerlo sin el fluido. Asimismo, envió una nota a las familias que decía que se está gestionando la compra de una bomba centrífuga nueva, pero que hasta el momento no recibió autorización para realizar el gasto.

Una vez que se lo aprueben se deberá realizar la contratación directa del equipo, siempre que las ofertas presentadas se adecuen al presupuesto de 320 mil pesos destinado para la reposición, que se estima demandará un plazo de 20 días.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram