Tuesday 27 de September, 2022

Femicidio en Castelar Sur: la pareja estaba iniciando una terapia porque el asesino era “celoso y controlador”

Pese a que no existen registros de denuncias previas, Alejandra Polizzi y su marido estaban tratando de sacar adelante el vínculo. La justicia encontró en la casa órdenes de un terapeuta a través de una prepaga. ¿Por qué el 911 no actuó ante el llamado de la víctima?

Femicidio en Castelar Sur
Alejandra Polizzi y Gustavo Flores en una foto de Facebook publicada hace un par de años durante un viaje

El crimen de Alejandra Polizzi que ayer conmocionó a Castelar empezó a arrojar datos que estaban ocultos y que, si bien no existían denuncias previas de malos tratos o violencia, podrían haber derivado en algún tipo de intervención de parte de organismos del Estado para evitar el trágico final.

Según pudo saber Primer Plano On Line en base a testimonios de fuentes judiciales y municipales, los vecinos entrevistados a lo largo del día de ayer reconocieron que Gustavo Flores, el asesino, era un hombre “muy celoso y controlador”. Además, la justicia tomó conocimiento de que la pareja estaba haciendo una terapia de tipo familiar con un profesional a través de una empresa de medicina prepaga. El motivo eran las diferencias que existían entre ellos por esa desconfianza de él hacia ella.

Otro aspecto que se desprende del aberrante crimen es lo que pasó con la actuación policial. La muerte ocurrió aproximadamente a las 3.30 de la madrugada y el primer llamado al 911 desde ese domicilio data de un rato antes. Anoche Primer Plano On Line publicó el audio de la víctima pidiendo ayuda al grito de “¡me mata, me mata!”. Sin embargo, las fuerzas de seguridad no actuaron en ese momento. ¿Puede ser que el 911 no tenga la tecnología para identificar una llamada desde dónde se realiza?

EL AUDIO DE LA LLAMADA

 

Otros vecinos reconocieron también que Alejandra gritó y pidió ayuda. Consultada por éste tema, Liliana Romero, directora de Políticas de Género de Morón, se mostró frustrada porque la sociedad le sigue dando la espalda a situaciones de esta naturaleza. “No podemos lograr que esto sea un compromiso de todos. Uno no necesariamente tiene que dar datos personales pero sí visibilizar una situación de violencia cuando una mujer no está en condiciones de hacerlo y eso se puede lograr con un simple llamado de teléfono. Conciencia colectiva es lo que nos falta generar”, reflexionó ante la consulta de Primer Plano On Line.

Según la descripción del médico forense, Alejandra recibió 9 puñaladas en total. La primera fue en la nuca, o sea, por la espalda; la segunda, que es la que le provoca la muerte, fue de frente y le atravesó la carótida; además tiene una lesión en la zona cervical.

La víctima del femicidio no tiene familia directa. Su madre falleció hace aproximadamente tres años. El niño de 8 años, hijo de la pareja, se fue con una tía paterna. El equipo de profesionales de Niñez del Municipio de Morón evaluó que la tía con quien se quedó el nene sea reconocida por el menor y que haya un vínculo afectivo y dio aviso al Juzgado de turno. Hará el seguimiento de cómo sigue el caso prestando atención psicológica al menor, que se encontraba en estado de shock y pedía por su mamá.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram