Saturday 19 de September, 2020

Florianópolis “maravilhosa”: invasión de argentinos que llegan atraídos por sus playas y la economía

Las arenas brasileñas resultan cada año más convocantes para los turistas argentinos: las motivaciones son el entorno de su bellísima naturaleza y los precios. Primer Plano On Line plantó sombrilla en sus arenas y te cuenta por qué esta ciudad enamora un poco más cada verano.

 

Después de todo año de trabajo arduo y a la hora de empezar a pensar en la necesidad de un descanso merecido y reparador, no sólo deciden las ganas… el bolsillo también se hace oir.

Así es que una vez más Brasil se impone en este 2017 como un destino atrayente y conveniente. Pese a haber vivido este último año el cambio de presidente que acentuó la crisis institucional y terminó de resentir su economía, para los argentinos el sur del país carioca sigue siendo un punto de atracción por varios motivos: uno de los principales es el cambio de moneda a nuestro favor (un Real representa casi seis Pesos de los nuestros);  así y todo nos favorece. Gracias a su bajo índice de inflación, que se ha visto levemente alterado el último año, los valores de los productos se mantienen intactos. Por citar un ejemplo, desde hace varias temporadas un litro de leche se consigue en el supermercado a R$2,5 y una lata de gaseosa en la playa R$5.

Complementan el combo de “vacaciones soñadas” su mar cálido, las arenas claras, garantía de buen clima pese a las lluvias tropicales que pueden presentarse casi a diario, la seguridad y buena onda, porque la alegría no es sólo brasilera pero sin dudas se vive aquí más que en ningún otro destino de América.

Como para terminar de cerrar el círculo, se contraponen las altas tarifas que imponen los empresarios de la costa atlántica argentina, que a la luz de las bajas sufridas en las últimas temporadas en materia turística, no se amedrentan y fijan precios exorbitantes para el alquiler de casas, departamentos y estadías hoteleras de rango primermundista.

Decididamente en Brasil el destino es Florianópolis, una isla que ubicada a 1.600 kilómetros de Buenos Aires se ha convertido en los últimos años en el destino por excelencia que eligen los argentinos para vacacionar. Llegan aquí en micro, auto o avión con la garantía sellada para un descanso con condimentos. Se esperan para esta temporada el desembarco de un millón y medio de argentinos.

Sobre sus arenas blancas se escucharán exponentes de las más diversas provincia argentinas haciendo alarde de su incipiente “portuñol”, donde será ejercicio diario (con disfrute asegurado) el prorrateo para adquirir bikinis, pareos, túnicas de playa, palitos para selfies, fundas para entrar al mar con celulares, hamacas paraguayas, manteles, bijouterie, anteojos de sol y un sinnúmero de artículos de verano.

A la hora de la gastronomía en cambio, los precios son inamovibles:  gaseosas, cervezas, choclos, choripanes, queso a las brasas, empanadas, churros rellenos,  jugos de frutas naturales y la infaltable caipirinha, preparados a la vista en los ya tradicionales “carritos” rebosantes de frutas y bebidas blancas, tienen su valor en reales fijado a fuego; sólo habrá que pedir y pagar.

Llegará la noche y la diversión en continuado. Con variadísima oferta gastronómica y acorde a todos los presupuestos, argentinos y brasileños se fundirán en las calles de la diferentes playas de la isla en una celebración cada año más frecuente y mixturada: tanto es así que tímidamente, el Fernet con cola está dando pasitos para compartir el podio con la caipirinha…aunque para lograrlo todavía hay un largo, largo camino por recorrer.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram