Tuesday 7 de February, 2023

Fumaban un cigarrillo en la puerta y sufrieron violenta entradera a manos de tres delincuentes armados

Ocurrió en el barrio Gaona, de El Palomar. Al padre de familia que habita la vivienda le pegaron un culatazo en la cabeza y la adolescente, hija de la pareja, alcanzó a resguardarse bajo la cama al ver lo que estaba pasando. “El barrio se puso muy difícil”, contó un vecino de las víctimas.

La violenta entradera ocurrió en una vivienda de Blandengues y Camilo Aldao del barrio Gaona, en El Palomar

Una pareja que fumaba en las puertas de su casa del barrio Gaona, en El Palomar, sufrió violenta entradera cometida por tres delincuentes armados que bajaron de un auto y sorprendieron a las víctimas en cuestión de segundos.

El hecho ocurrió en la intersección de Blandengues y Aldao, en la mencionada localidad de Morón, y duró lo que un suspiro. De hecho, vecinos de la cuadra se enteraron cuando el hombre que alquila la vivienda en cuestión salió a la calle ensangrentado a pedir ayuda.

Me entraron a casa y me acaban de robar”, manifestó según lo narrado por un vecino a Primer Plano Online. Este medio intentó comunicarse con la familia que padeció el delito, pero fue imposible por un pequeño gran detalle: les llevaron los celulares, entre otras cosas de valor como dinero en efectivo. También intentaron robarles el televisor, pero no lo pudieron arrancar.

En medio de la violenta situación, la hija adolescente del matrimonio alcanzó a guarecerse debajo de la cama al percibir lo que estaba pasando en el living de la casa. La escena duró pocos minutos y, en la huida, otro momento de tensión: es que los ladrones exigían las llaves de un auto estacionado en el cordón frente a la casa asaltada, pero que no es de la familia.

“Nosotros tenemos alarma vecinal, el alumbrado público está en funcionamiento y somos varias familias conectadas a Ojos en Alerta. Pero últimamente el barrio se puso muy difícil. Hicieron operativos durante algunas semanas, hasta subían a los colectivos, pero ya no se ven patrulleros”, agregó el vecino consultado.

Y completó: “somos un barrio de tránsito, porque a cuatro cuadras ya estamos en Hurlingham. Y este tipo de cosas son imprevistas: tres tipos que se bajan de un auto y amenazan a una familia”.