Saturday 10 de December, 2022

Giro y conmoción: detuvieron a cinco policías tras la muerte de una joven en una comisaría

Las pruebas reunidas en las autopsias realizadas sobre el cadáver de Diana Abregú (26) arrojaron indicios de que la chica no se suicidó, tal como fue la versión policial de inicio. La justicia recaratuló el caso a homicidio doblemente agravado por su comisión con alevosía y por tratarse de miembros de una fuerza de seguridad.

Diana Abregú tenía 26 años y murió tras ser llevada a la comisaría por realizar disturbios en la calle

Cinco policías bonaerenses fueron detenidos acusados del homicidio de Daiana Abregú, la joven de 26 años que fue hallada muerta por asfixia en una comisaría de la ciudad bonaerense de Laprida el pasado 6 de junio. Se trata de Vanesa Soledad Nuñez, Juliana Zelaya, Adrián Osvaldo Nuñez, Pamela Di Bin y Leandro Fhur, quienes se desempeñaban en la Estación de Policía Comunal de esa localidad al momento del hecho y estuvieron de guardia aquel día.

Los arrestos fueron concretados por efectivos de la Policía Federal Argentina (PFA), quienes actuaron por orden del Juzgado de Garantías Nº 1 de Olavarría, luego de que la causa fuera recaratulada de averiguación de causales de muerte a homicidio doblemente agravado por su comisión con alevosía y por tratarse de miembros de la fuerza de seguridad policial en abuso de sus funciones.

El pedido fue formulado por el fiscal especializado en Violencia Institucional de Azul, José Ignacio Calonje, quien consideró que los agentes en funciones en la Estación de Policía Comunal de Laprida “le dieron muerte a la víctima Daiana Soledad Abregú, en oportunidad de encontrarse la misma privada de su libertad, en el interior de la dependencia policial. Más precisamente en el sector de calabozos, en calidad de contraventora”. Además de la detención, la justicia requirió el secuestro de los teléfonos celulares de las y los agentes, al tiempo que se allanaron sus domicilios.

La detención se produjo luego de la segunda autopsia realizada al cuerpo de Abregú por disposición del fiscal y a pedido del abogado de la familia, Sergio Roldán, y de la Comisión Provincial de la Memoria (CPM), cuyo informe preliminar reveló que no se encontraron en el cuello y vías superiores marcas o lesiones compatibles con un lazo de ahorcamiento, en contraposición con la versión policial del suicidio.

Es que la primera hipótesis difundida desde las fuerzas de seguridad sostenía que Daiana había muerto “por un paro cardíaco por asfixia mecánica”. En declaraciones a medios locales, Roldán confirmó la detención y adelantó que «en principio hay cinco funcionarios policiales detenidos, que serán indagados el martes”.

Abregú fue hallada ahorcada en una celda de la Estación de Policía Comunal de Laprida tras ser aprehendida el 6 de junio cerca de las 7 de la mañana porque se encontraba alcoholizada y realizando disturbios en la vía pública. Tras su aprehensión por la mencionada contravención, la Policía dio intervención al Juzgado de Paz de Laprida, a cargo de la jueza Marina Saint Martín.

Según el relato oficial fue un subinspector quien ingresó al calabozo y halló ahorcada a Abregú, por lo que dio aviso al sistema de emergencias médicas, que arribó al lugar y, tras intentar reanimarla durante 20 minutos, confirmó su fallecimiento.

En tanto, la Policía Científica incautó dentro de la celda la campera con la cual presuntamente se había ahorcado la joven según la Policía, aunque la autopsia realizada en la Asesoría Pericial del Departamento Judicial de Azul arrojó que falleció producto de un paro cardíaco y que no presentaba otra lesión externa.

Según datos de la CPM, en los últimos 10 años 187 personas murieron en comisarías bonaerenses y en el 35 por ciento de los casos “se desconoce la causa de la muerte por los déficits en las investigaciones y la escasa decisión judicial de descubrir la verdad”.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram