Friday 7 de October, 2022

Gracias a la campaña de ‘El Ejército de Alejito’, ahora buscan bajar tiempos para donar médula ósea

Autoridades sanitarias tienen en sus planes la construcción de un laboratorio de alta complejidad para analizar la compatibilidad de las muestras extraídas. De todos modos, se habla de un plazo mínimo de tres años para ponerlo en funcionamiento.

El Ejército de Alejito
Un laboratorio de alta complejidad para analizar muestras, el paso próximo para agilizar la donación de médula

Autoridades sanitarias, del Ministerio de Salud y del Incucai buscan reducir de 9 a 4 meses el tiempo que transcurre entre que una persona manifiesta su decisión de donar médula ósea hasta que ingresa a la nómina con su muestra sanguínea tipificada. “Para eso -explicó la directora del registro nacional de donantes de médula ósea, Belén Rodríguez Cardozo- es prioritaria la construcción de un laboratorio de alta complejidad”, algo reclamado por Gabriela Peirano, la principal promotora de la campaña de concientización sobre el tema con la fundación ‘El Ejército de Alejito’. De Ituzaingó para todo el país.

La no existencia de un laboratorio de esas características -que en Sudamérica sólo posee Brasil- obliga hoy a que las muestras sanguíneas aportadas por donantes al momento de inscribirse en la Argentina deban ser enviadas a un laboratorio estadounidense para ser tipificadas según su histocompatibilidad, perdiéndose un mínimo de nueve meses en el proceso. “No es sólo hacer un laboratorio, es decir, construir una estructura edilicia, contratar el personal y comprar el equipamiento; sino que hay que pasar por los controles de calidad para tener la habilitación internacional, lo que lleva un tiempo”, explicó la titular del Registro Nacional de Donantes de Células Hematopoyéticas (médula ósea) que funciona en el Incucai.

La médica explicó que el costo del equipamiento ronda los 1,2 millones de dólares, y que podría funcionar dentro de instalaciones ya existentes del Ministerio de Salud, pero “aunque lo tuviéramos en 2017, los controles de calidad necesaria insumirían un mínimo de tres años”, precisó. “No es que no exista voluntad política de hacerlo, todo lo contrario: es una prioridad tanto del ministerio de Salud como del Incucai, que ya tiene un proyecto armado y conversado y están viendo la forma de concretarlo”, enfatizó.

Pero mientras el proyecto siga sin concretarse, se debe “recurrir a licitaciones internacionales para tipificar las muestras en megalaboratorios de Estados Unidos”, un trámite que se realiza para varias decenas de miles de muestras por vez pero que puede demorar varios meses. Argentina cuenta actualmente en su registro con 75.000 donantes inscriptos, mientras que la red mundial -que integran 59 países- cuenta con 28,5 millones de donantes.

Según explicó Rodríguez Cardozo, actualmente son 40.000 las muestras pendientes de tipificación, “pero en tres o cuatro semanas esa lista va a quedar en cero, porque el análisis de su totalidad está incluido en una licitación que ya permitió tratar 38.225 entre diciembre de 2015 y la actualidad”. Un laboratorio de las características del que se planea construir “no sólo servirá para realizar estudios de histocompatibilidad, sino que puede realizar otras prestaciones como detectar patologías genéticas y marcadores oncológicos”, agregó.

El Registro Nacional de Donantes de Células Progenitoras Hematopoyéticas (CPH) es la entidad argentina que se encarga de gestionar la base de datos con los donantes voluntarios de ese tipo de células madre. Desde Ituzaingó, Gabriela Peirano se puso al frente de esta verdadera patriada que espera tener novedades en los próximos meses.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram