Friday 22 de January, 2021

Grave: clínicas del interior provincial no atendieron a afiliados de IOMA y temen que el conflicto llegue al conurbano

La situación de la obra social se agravó al conocerse que una docente murió en Lomas de Zamora esperando la medicación que la prestadora médica estatal le negó para combatir el cáncer de médula ósea que le fue diagnosticado en abril de 2017.

IOMA
La obra social de los estatales bonaerenses está en medio de una crisis que no parece encontrar piso

Clínicas privadas de las ciudades bonaerenses de Tandil, Azul, Bolívar, Las Flores, Lobos, Monte, Olavarría y Saladillo no atendieron ayer a los afiliados del Instituto Obra Médico Asistencial (IOMA) por falta de pago de parte de la entidad, que reconoció que los pagos al sector «salen paulatinamente».

Además, los médicos nucleados en el Cemibo, que reúne a la Agremiación Médica Platense y a los círculos médicos de Ensenada, Tandil, Mar del Plata, San Pedro, Balcarce y Trenque Lauquen, anunciaron que desde el viernes dejarán de atender a los afiliados de esa obra social por 72 horas. La Federación de Clínicas y Sanatorios de la Provincia de Buenos Aires (Fecliba) concretó el corte de servicio de 24 horas ante la falta de pago de las prestaciones brindadas hace meses y sólo atendieron «urgencias». Según una fuente de la entidad profesional, si no se efectivizan los pagos de las prestaciones de noviembre y diciembre de 2017 al 2 de marzo del 2018, se suspenderá nuevamente el servicio los días 5,6 y 7 de marzo próximo».

Consultada sobre la falta de pago o demora en liquidar las prestaciones, la obra social IOMA reconoció que «los pagos están saliendo paulatinamente». «Durante la semana pasada se efectuaron pagos progresivos para diferentes proveedores que continuarán durante los próximos días, hasta ir cancelando la totalidad de lo pendiente», afirmó a Télam una fuente de IOMA. Destacaron que «todo el recurso humano involucrado en esta tarea está trabajando para procesar la facturación de la mejor manera y lo más rápido posible» y detalló que el personal «ha trabajado hasta los sábados para cumplir con esto».

Como si eso fuera poco, ayer se conoció la lamentable noticia del fallecimiento de Gabriela Ciuffarella, la docente que esperaba que IOMA le entregara una medicación imprescindible para tratar el mieloma múltiple que padecía. En abril de 2017, la mujer había sido diagnosticada con un tipo de cáncer de médula ósea complejo y, tras probar con dos medicaciones diferentes, su oncóloga le había recetado a fin de año Carfilzomib, pero la obra social de la Provincia de Buenos Aires le negó el medicamento. “La dejaron morir, porque la disposición es dejar que los pacientes se mueran”, señaló Mariana Tancredi, amiga de la maestra.

A pesar de que su familia había solicitado el 26 diciembre los medicamentos recetados y había reiterado el pedido a principios de febrero, el IOMA recién autorizó el trámite el viernes pasado, después de las protestas de Suteba, realizadas en Lomas de Zamora y en La Plata. Mientras tanto, la salud de la docente se deterioró y debió ser internada en dos oportunidades. “Si le hubiesen dado la droga, por ahí hoy la estaría peleando y uno estaría más tranquilo porque podría pensar que se hizo todo lo posible”, lamentó Luis Cuiffarella, quien confirmó que su hermana necesitaba seis dosis de Carfilzomib, cada una de las cuales costaba 200 mil pesos.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram