Sunday 29 de January, 2023

“Estoy vivo gracias a mi ángel guardián”: la historia de Chiquito, el perro que salvó a su dueño de un incendio

Tiene un año y un mes y tenía dos meses cuando Gabriel lo rescató de la calle. El animal también se metió entre las llamas para sacar a un gato que había quedado atrapado. “No tiene entrenamiento, no tiene nada. Lo suyo fue todo instinto”, dijo su propietario, que ahora necesita ayuda para reconstruir su casa.

Chiquito, el perro Salvador, y Gabriel, el joven salvado por el animal en medio de un voraz incendio

“No tengo nada, me quedé con lo puesto”, dice Gabriel. En rigor no es poco lo que tiene: su vida. Y gracias a su perro, ‘Chiquito’, que lo rescató de entre las llamas en su casa de Rafael Castillo. Lo del animal fue puro instinto y una muestra de amor y lealtad inconmensurable.

Gabriel Gómez es papá de cuatro criaturas y su vivienda, ubicada en la calle Esquiro al 600, entre Éufrates y Chavarría, ardió en llamas a raíz de lo que se supone fue un cortocircuito. El día del siniestro, el dueño de casa había llegado de trabajar más cansado que se costumbre y decidió acostarse a mirar la tele. Ese relajo casi le cuesta la vida.

Me quedé dormido y escuché un ruido, pero pensé que se había cortado la luz. Según me dijeron los bomberos, el monóxido de carbono y el humo me adormecieron más, por lo que no me podía despertar”, le contó el sobreviviente a El Noticiero de la Gente, por Telefe.

Fue en ese momento en que Chiquito se convirtió en héroe, parafraseando al arquero argentino Sergio Romero en 2014 en la definición por penales contra Holanda y la recordada frase del capitán Javier Mascherano. “Rompió el ventanal de costado con las patitas, que tenía ensangrentadas, se metió a la pieza y me arrastró por dos metros hasta el comedor”, narró Gabriel. “Estoy vivo gracias a mi ángel guardián”, continuó.

“No tiene entrenamiento, no tiene nada. Lo suyo fue todo instinto”, señaló el dueño de casa, que recuerda sentir “mucho calor y un fuerte mareo” y que se quemó la mano al intentar abrir una puerta, que hervía por las llamas. No fue la única hazaña de Chiquito: una vez que su propietario estaba a salvo, volvió a entrar a la casa a rescatar a un gato que había quedado atrapado.

El incendio arrasó con todo lo que Gabriel juntó en 20 años de trabajo. La gente del barrio “me está ayudando mucho”, como él mismo reconoció, aunque desde el Estado “no se acercó nadie a ver qué me falta”. Lo primero que pide son materiales de construcción para poder levantar nuevamente el hogar familiar.

Para colaborar con él, su celular es 116-859-0168 y el alias de su cuenta es Gancho.Nube.Manto.