Sunday 5 de February, 2023

La increíble historia detrás del crimen de Gerardo Spinazzola en Moreno: detuvieron a la hija de su mejor amigo

Al docente jubilado lo hallaron muerto en medio de un incendio en su vivienda pero con un cuchillo clavado en la espalda. La investigación posterior permitió determinar los movimientos de la asesina, cómo actuó y qué buscaba en la finca. Además de la puñalada estaba brutalmente golpeado: se resistió a entregar el dinero que apareció quemado.

Gerardo Spinazzola vivía sólo y tenía problemas de salud por lo que la asesina iba a cuidarlo algunos días de la semana

“Esa casa era un fuerte”. Las palabras pertenecen al mejor amigo de Gerardo Spinazzola (75), docente jubilado que vivía solo en su vivienda de la calle Pio XII al 2300 de la localidad de Paso del Rey, en Moreno, y que el jueves pasado fue hallado sin vida con un cuchillo clavado en la espalda en medio de un incendio en la finca.

Cuando llegaron los bomberos encontraron la puerta del portón vehicular abierta de par en par. Pero el resto de los ingresos al domicilio estaban cerrados. Acá se empieza a entender la frase que da inicio al artículo: la casa tenía cerraduras y rejas por todos lados, y no había nada forzado. Primera conclusión: alguien ingresó con las llaves.

A partir de ese dato arrancó la búsqueda de saber qué había pasado, que se centró en el entorno más cercano. Entonces, los investigadores llegaron a un hombre que era el mejor amigo del fallecido, que además conocía cada uno de sus movimientos. “Yo solo tengo llaves de esa casa”, respondió cuando la Policía y la justicia se acercó a su vivienda.

“Gerardo (Spinazzola) era una persona muy cerrada. Tenía problemas de salud y no salía mucho de su casa”, precisó una fuente con acceso al expediente consultada por Primer Plano Online. Justamente esos temas sanitarios fueron la otra clave para llegar a la verdad: es que la hija del mejor amigo era quien lo cuidaba, y varias veces a la semana iba a la vivienda a asistirlo.

El cadáver con el arma blanca en la espalda fue hallado durante el trabajo de los bomberos

“Hoy a la mañana fue a cuidarlo”, refirió el hombre entrevistado por los investigadores del crimen, por supuesto que sin sospechar que esa información que aportaba estaba siendo fundamental para el esclarecimiento. Es que con el cruce de antenas de telefonía celular de la mujer y los testimonios de otros vecinos de Spinazzola se confirmó que fue ella quien estuvo en la finca hasta cinco minutos antes del incendio.

Es más: antes de que ella se vaya un auto paró de culata en la entrada del garaje de la vivienda prendida fuego, “una mujer de pelo corto empezó a cargar cosas en la parte trasera” y al rato todo ardió en llamas. Ese vehículo era un remis, y el trabajador del volante, al ver la noticia del incendio en los medios de comunicación se presentó espontáneamente en la Fiscalía de la zona para informar que había sido él quien se presentó en el lugar y que hizo un viaje hasta San Fernando. “Cargó un millón de bolsas en el coche”, detalló un vocero de la pesquisa.

Con todas esas evidencias reunidas, la justicia ordenó un allanamiento de urgencia en ese domicilio de zona norte del conurbano, en donde efectivamente la Policía incautó gran cantidad de productos caseros dentro de bolsas de basura que pertenecían a Spinazzola (utensilios de cocina, electrodomésticos y demás objetos de valor). De inmediato quedó detenida la acusada de ser autora material del crimen: Elizabeth Natalia Lara (42). También fue aprehendida su pareja, María Itatí Morales (41) acusada de ser partícipe secundaria.

En síntesis, la hija del mejor amigo asesinó a puñaladas al jubilado pero algo peor: siempre según el resultado de la autopsia, la sospecha es que le pegó para que le diga dónde tenía guardado el dinero. Y una suma importante de billetes de moneda nacional estaban escondidos en un lugar que sólo la víctima y el papá de la sindicada como asesina sabían cuál era. En una nueva requisa al domicilio los investigadores hallaron esa plata quemada. Es decir, nunca le dijo a la mujer que lo estaba golpeando y torturando dónde la tenía.

Lara está acusada de homicidio agravado criminis causae agravado por alevosía en concurso real con robo agravado por el uso de arma blanca. El caso está en manos de la fiscal Luisa Pontecorvo, de la UFI Nº 3 del Departamento Judicial Moreno-General Rodríguez, y fue llevada adelante por su secretario, Pablo Córdoba, y por el auxiliar letrad Sebastián Bueno.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario