Tuesday 5 de July, 2022

La historia del falso traumatólogo detenido por ejercer la profesión con una matrícula usurpada

En el procedimiento incautaron equipamiento e insumos médicos mientras “atendía” a un paciente. El médico trucho ya había sido aprehendido a mediados de mayo, recuperó su libertad y siguió ejerciendo la profesión.

Parte del equipamiento incautado al falso médico, que ejercía la profesión usurpando una matrícula

Un falso traumatólogo que ejercía la profesión de manera ilegal usurpando una matrícula fue detenido en su consultorio mientras “atendía” a un paciente. El sujeto ya había sido aprehendido a mediados de mayo y recuperó su libertad pese a la causa en trámite, pero seguía trabajando con la excusa de que el allanamiento en el consultorio había sido porque pagó tarde su matrícula. La exmujer del sospechoso fue quien lo denunció.

Fuentes policiales y judiciales informaron a Primer Plano Online que se trata de Alejandro Ortiz (55), a quien arrestaron en su vivienda particular de la calle Pirovano al 1300 en la localidad de Martínez, en donde también funcionaba el lugar en el que brindaba atención. La acusación que pesa sobre el sospechoso es la de ejercicio ilegal de la medicina y usurpación de título y honores.

El lugar había sido allanado el pasado 16 de mayo por pedido del fiscal Gastón Garbus, de la Fiscalía Descentralizada de Martínez, y se habían incautado en el domicilio equipamiento e insumos médicos como un desfibrilador, dos electroestimuladores musculares, un monitor multiparámetro, un ecógrafo, equipos de terapias láser, tubos de oxígeno y demás aparatos usados para el tratamiento de sus pacientes.

Además, tres impresiones de diplomas enmarcados con su nombre como egresado de una universidad y como realizador de cursos de perfeccionamiento, dos computadoras y seis talonarios con recetarios a nombre del doctor Alejandro Ortiz, con Matricula Nacional 45.368 que, naturalmente, no le pertenece.

Lo curioso es que luego de ser liberado por la justicia tras aquel arresto, el sujeto continuó ejerciendo esa profesión como si nada. Por eso, personal de la DDI San Isidro fue alertado de la situación y con nuevas órdenes de allanamiento lo volvió a detener mientras un paciente estaba en su consultorio siendo atendido.

Ortiz “carece de instrucción, títulos oficiales y/o estudios que lo acrediten como médico, y desarrolla esta actividad de manera ilícita desde hace varios años a la fecha”, precisó una fuente de la investigación. Ahora lo que la justicia busca son víctimas de su accionar: por ese motivo, quien haya sido paciente y quiera accionar en su contra puede llamar a la Brigada de Investigaciones de San Isidro y preguntar por la oficina de judiciales al 4513-0010 /11 en donde se le tomará declaración para ser incorporada a la causa.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram